Cambio de hora, consejos

¿Cómo ahorrar energía con el cambio de hora?

Compartir:

Con el inicio de la primavera, llega también el cambio de hora para dar paso al horario de verano. Te contamos cómo sacarle el mayor provecho a este cambio y ahorrar la mayor cantidad de energía.

Con la primavera casi asomando, llega el horario de verano y los meses más luminosos del año. A diferencia del cambio de hora de invierno, en el cambio de verano, que ocurre el último fin de semana de marzo, los relojes se adelantan una hora. Por lo que, la noche del sábado 30 a las 2:00 de la mañana serán las 3:00.

Esta medida se aplica en España desde hace muchos años con la finalidad de aprovechar más las horas de luz durante el día y hacer un consumo más eficiente de la energía. Al contar con más horas de luz natural, hacemos más vida en la calle, por lo que los comercios y la práctica de deporte también se ven beneficiados.

De esta forma, con el cambio de hora de verano, ganamos una hora más de luz natural, pero perdemos una hora de sueño. Según el Instituto de Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA), el ahorro potencial de energía en verano es de un 5%, o el equivalente a 300 millones de euros, de los cuales, 90 millones corresponden al ahorro potencial de los hogares, y el resto corresponde al ahorro de los edificios del sector de los servicios y la industria.

Consejos para ahorrar energía con el cambio de hora

  1. Haz uso de la luz natural frente a la artificial

Los días empiezan a ser más largos y la luz brilla con más fuerza. Aprovecha los rayos y el calor del sol para ventilar tu casa, para salir a dar un paseo, para realizar las actividades domésticas, incluso para trabajar. Adicionalmente, para aprovechar mejor la luz natural, intenta mantener las ventanas despejadas de cortinas pesadas o muebles que las puedan cubrir. ¡Consejo extra! Procura hacer todo lo que necesitas hacer durante el día aprovechando la luz natural y deja la luz artificial para las últimas horas del día. ¡Tu factura lo agradecerá y tú también!

  1. Opta por iluminación eficiente

Sustituir el sistema de iluminación poco eficiente por uno compuesto de bombillas eficientes, como el LED, puede ayudarte a ahorrar hasta un 80% de energía. Adicionalmente, reducirás los costes de mantenimiento y de reemplazo.  Una bombilla eficiente como el LED emite menos calor que las bombillas ‘de toda la vida’, suelen ser de fácil instalación y ofrecen mayor duración. Si realizas esta inversión en el sistema de iluminación de tu casa, durante las pocas horas del día que hagas uso de la luz artificial, estarás ahorrando y también estarás contribuyendo a un planeta más verde.

  1. Energía que no consumes, energía que no pagas

Pregúntate si realmente es necesario encender la calefacción tan temprano, si todavía puedes llenar un poco más el lavavajillas y si las luces de alguna estancia de tu casa necesitan estar encendidas sin nadie allí. No hay otra forma de decirlo: La energía más barata es aquella que no consumes, por lo que con cambios muy pequeños y nuevos hábitos en tu hogar, podrás ahorrar en tus próximas facturas de electricidad. Aprovecha las horas extra de luz natural para calentar tu casa y así hacer menos uso de la calefacción. Por cada grado que aumentas la calefacción, aumenta aproximadamente un 7% el consumo de energía.

  1. Aísla tu hogar

El ahorro energético es posible si se toman en cuenta diferentes factores y acciones. Además de contar con un sistema de calefacción eficiente, es indispensable que el asilamiento térmico de tu casa sea óptimo (tanto para mantener el calor como el frío). Todas aquellas viviendas mal aisladas terminan consumiendo más energía durante el invierno, ya que necesitan más energía para alcanzar la temperatura deseada. Durante el verano, las casas se calientan más y más rápido, por lo que también se necesitará de más energía consumida por el aire acondicionado o ventilador para mantenerla fresca.

En conclusión, deberás asegurarte de que tu casa esté bien aislada por medio de pequeños arreglos y cambios que podrán ayudarte a ahorrar hasta un 30% en aire acondicionado o calefacción. Por ejemplo, mantén cerradas las cortinas y persianas durante las noches para evitar que se escape el calor y durante el día mantenlas abiertas para que el sol caliente tu hogar.

Otros consejos para ahorrar energía con el cambio de hora

  • No ventiles tu hogar con la calefacción puesta. Te recomendamos que lo hagas por la mañana antes de encender la calefacción y que lo hagas durante diez minutos, el tiempo ideal para renovar el aire de tu hogar.
  • Mantén los radiadores siempre limpios y libres de cualquier obstáculo. Esto evitará el sobrecalentamiento de los radiadores.
  • Evita dejar luces, electrodomésticos y la calefacción encendidos si no te encuentras en casa.
  • Opta por electrodomésticos eficientes de bajo consumo e intenta utilizar siempre sus programas ecológicos si los tiene.
  • Intenta mantener tu casa a 21 grados, la temperatura adecuada para no pasar frío ni sentir calor.

El cambio de hora está a punto de llegar y son muchas opciones las que tienes en tus manos para poder aprovechar este cambio y ahorrar en tus próximas facturas de electricidad. No olvides disfrutar de todas aquellas actividades que puedas realizar al aire libre y que te proporcionen bienestar. ¡La primavera llega con todo su esplendor y es momento de aprovecharlo!

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: