Cómo han cambiado nuestros hábitos de consumo por el Coronavirus.

Compartir:

Desde que se desató la crisis del «Coronavirus», nos han cambiado los hábitos de consumo. La cesta de la compra no es la misma, hemos dejado de comprar algunos productos y hemos empezado a consumir otros que ni siquiera hubiéramos pensado hace tres de meses. Descubre cómo están siendo todos estos cambios, también en la desescalada.

Es imposible que nos comportemos igual porque, excepto los supermercados y algún otro, el resto de los negocios han estado cerrados y ahora están abriendo de forma escalada y con estrictas normas y protocolos. Lo peor, es que todo ello ha pasado de la noche a la mañana. Además, la incertidumbre y el miedo son los peores compañeros de viaje para la economía porque, como no sabemos qué va a suceder, nos ponemos en modo ahorro e intentamos gastar lo justo. Si a eso se le suma que al haber estado encerrados en casa tampoco hemos necesitado ir especialmente arreglados, la mezcla, como podrás leer a continuación, ha sido explosiva.

La primera consecuencia de este cambio tan drástico, ha sido el desplome del PIB, un 5,2% en el primer trimestre de este año en comparación con el último del año anterior, según publicó el INE a finales de abril. Ese trimestre recoge únicamente medio mes de marzo de confinamiento y, se esperan todavía peores resultados para lo que queda de año.

Según la “consultora Kantar”, al final de la primera semana de confinamiento, que fue bautizada como “la semana de la histeria”, 8 de cada 10 españoles se declararon preocupados. Las primeras compras fueron de productos básicos, de limpieza y de celulosa…  Todos recibimos memes sobre la inexplicable desaparición en los lineales del papel higiénico. Según los datos de Kantar, las ventas de los productos de celulosa en esas primeras semanas, aumentó un 129% con respecto a los dos meses anteriores.

“Niki Edwards”, investigador de la Universidad de Tecnología de Queensland (Australia), en un artículo de theconversation.com dice: “El papel higiénico simboliza el control. Lo usamos para «ordenar» y «limpiar». Se trata de una función corporal que es algo tabú. Cuando las personas se enteran del coronavirus, temen perder el control. Y el papel higiénico lo perciben como una forma de mantener el control sobre la higiene y la limpieza».

La compra online de alimentación y bebidas siempre ha crecido a un ritmo más lento en España que en otros países de Europa, pero a raíz de esta crisis, según Nielsen, el consumo a través de la web aumentó un 48,1% durante el mes de marzo, teniendo en cuenta que el confinamiento empezó a mediados de mes, el día 14.

Otro de los grandes ganadores han sido los súper de proximidad frente a los hipermercados. La gente ha  evitado desplazamientos y se acerca a comprar a los establecimientos de alimentación más cercanos, donde hace una única compra. Los más perjudicados han sido los mercados tradicionales, porque el usuario no puede adquirir todo lo que necesita en un solo viaje.

Según Nielsen, ha habido un cambio del tipo de productos que se han comprado durante este periodo. Al principio compramos productos de primera necesidad y para que no nos faltara de nada durante el encierro.

En España hablamos de 18.625.700 hogares, según los últimos datos del INE, de 2019. Muchos de esos hogares no tenían la despensa llena, no todas las familias hacían todas las comidas en casa, se trabajaba fuera y estaban los bares y restaurantes. Y de repente, tuvimos que hacer una compra para aguantar un tiempo encerrados.

Posteriormente, ha crecido el consumo de todos los productos relacionados con ocio: Los momentos de desayuno y merienda un 21%, la repostería en casa un 57%, la cerveza un 45% y los aperitivos un 44%… No podíamos salir y el momento de tomar el aperitivo y darnos un homenaje lo hemos trasladado a nuestros hogares… Incluso ahora, en plena desescalada, encontrar un sitio en una terraza sigue siendo una odisea.  Tuvimos un auge de los “Tapa Call” o “Vino llamada”, que se convirtieron en la forma más creativa de estar cerca de los que mas queríamos, sin estarlo físicamente.

Según cuenta Angeles Zabaleta, de “Nielsen” en una entrevista en la Cadena Ser: “Se han roto muchas barreras. Ahora el producto fresco ya se ha incorporado también a la cesta online. Hay un tipo de consumidor que ya se va a quedar en esa compra por internet”

Los vídeo juegos han aumentado un 142%, los juegos de mesa + 30%, y los servicios de streaming hasta un 79%.

Los productos para prevenir y cuidar la salud han crecido un 111%. El deporte se ha visto muy favorecido; la demanda de pesas ha subido un 211%, las esterillas un 147%, las bicicletas estáticas un 456%, las elípticas un 218 % y los ciclos indoor, un 508%.

Los ordenadores y material de oficina, han sido  también muy favorecidos, los ratones han crecido un 84% y los monitores externos un 105%.

La solidaridad, también se ha visto reflejada en el consumo. Llama la atención el aumento de un 366% de las máquinas de coser.

Sin embargo, se hundió el sector de la moda un 80% al principio. Algo que ya imaginábamos todos, los sectores de retail, restaurantes y ocio, viajes y hoteles, cayeron estrepitosamente. Las plataformas de venta de entradas, sufrieron una caída del 55%.

El consumo de energía cayó  a nivel generalizado, por el parón de la industria, aunque aumentó el de los hogares. La gasolina también se hundió. De hecho, ha sucedido durante este tiempo lo que no nunca había ocurrido antes, que el barril llegó a cotizar en negativo, es decir, pagaban porque se los llevaran porque no tenían dónde almacenarlos.

La desescalada nos ha sorprendido con las peluquerías llenas, conseguir un sitio en una terraza es toda una aventura, y comprar ropa supone muchos problemas para las tiendas porque la labor de desinfección que tienen que hacer luego, es muy tediosa y complicada.

Como decía “Angeles Zabaleta” en la entrevista de la Cadena Ser: “Habrá una mezcla de factores: la búsqueda de ahorro y la búsqueda de garantías”…” Vamos a ver una tendencia, el cocooning (tendencia en la que el individuo socializa menos y disfruta más del tiempo en casa), que aunque ya venía pisando fuerte tiempo atrás, ahora se ha acelerado”,

Lo que está claro, tardemos lo que tardemos en volver a la normalidad, es que, en el futuro más próximo, vamos a consumir con mucha más prudencia y las cosas más necesarias.

 

Contenido elaborado por The Why Company

Compartir: