Diferencia entre ERE y ERTE

Diferencia entre ERE y ERTE: ¿Cómo pueden afectar a mi trabajo por coronavirus?

Compartir:

¿Cuál es la diferencia entre un ERE y un ERTE? ¿Cuánto dura un ERTE? ¿Cuánto voy a cobrar mientras dure el ERTE? ¿Existen diferentes tipos? Quizá tu curiosidad te anime a saber más sobre esta medida de flexibilidad laboral. Pero, ese simple interés puede tornarse en necesidad si tu empresa se ha acogido a este sistema por el coronavirus.

Todos estamos aprendiendo muchas cosas durante este periodo de aislamiento. Para empezar, a descubrir que somos más fuertes de lo que pensamos. También estamos ejercitando nuestra imaginación, fomentando nuestra solidaridad y profundizando en conceptos que hasta ahora prácticamente desconocíamos. Es el caso de ERTE, uno de los términos más escuchados en estas semanas. ¡Resuelve todas tus dudas ya!

Diferencia entre ERE y ERTE

Con relativa frecuencia vemos cómo ciertas empresas se acogen a un ERE o (acrónimo de Expediente de Regulación de Empleo) para reajustar su situación. Todos estamos familiarizados con este término en mayor o en menor medida. Pues bien, la similitud propicia que muchos ciudadanos lo confundan con el ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo). Este error ha llevado a más de uno a preocuparse en exceso cuando el gobierno anunció la flexibilización de esta medida laboral.

Instrumentos similares, consecuencias distintas

Entonces, ¿Qué diferencias hay entre el ERE y el ERTE? Debes saber que se trata de fórmulas similares, ambas reguladas en el Real Decreto Ley 3/2012. Eso sí, son instrumentos que dan lugar a consecuencias distintas. La diferencia principal es la temporalidad. En el caso del ERE, es indefinida: hablamos de un despido firme y efectivo que se produce cuando la organización cesa su actividad por completo.

La diferencia principal entre el ERE y el ERTE es la temporalidad.

Despido frente a suspensión

En el caso del ERTE, no hablamos de un despido, sino de una suspensión temporal de contrato. También puede materializarse en una reducción de jornada, en horas o en días. Debes saber, además, que esta fórmula puede aplicarse a todos los trabajadores o únicamente a una parte de la plantilla.

En condiciones normales, los empleados que sufren el ERTE no tienen derecho a percibir indemnizaciones, entre otros puntos clave de estos expedientes. Ahora bien, la crisis sanitaria ha hecho que algunas características de los ERTE cambien en beneficio de empresas y trabajadores. Las nuevas normas, redactadas por la crisis del COVID-19, están recogidas en el Real Decreto Ley 8/2020, de 17 de marzo.

Características de los ERTE en tiempos de coronavirus

¿Tu empresa se ha acogido a esta fórmula durante este estado de alarma por sus dificultades económicas, organizativas o técnicas? ¿Estás preocupado por si te despiden cuando se reanude la actividad? No temas. El gobierno ha decretado que estas empresas salvaguarden los puestos de trabajo. No pueden despedir a ninguno de sus empleados durante los seis meses siguientes a la vuelta a la normalidad.

Prestación por desempleo

Si te ves afectado por un ERTE durante el confinamiento, percibirás el subsidio por desempleo (sí, aunque no hayas cotizado el periodo mínimo). Es decir, a efectos prácticos, pasarás a estar en situación de desempleo, aunque no estarás consumiendo tu propio paro. Por lo tanto, si en un futuro, cuando pase todo esto, pasases a engrosar la lista de parados, tendrías derecho a los meses de subsidio acumulados hasta entonces, sin tener en cuenta estos meses de aislamiento. Además, en estos momentos excepcionales, las compañías que proyecten un ERTE no tendrán que pagar la cuota, pues el abono correrá a cargo de la Seguridad Social.

¿Cuánto cobra un empleado durante el ERTE?

Hasta aquí, todo claro. Pero, lógicamente, te estarás preguntando si lo que vas a cobrar te permitirá manejar el estrés financiero que puedes estar atravesando. Pues bien, como afectado por un ERTE con suspensión de la actividad durante el estado de alarma, te corresponde una cuota equivalente al 70 % de la base reguladora de tu nómina durante los seis primeros meses. A partir del séptimo, ese porcentaje se reducirá hasta alcanzar el 50 %. Pongamos que tu sueldo es de 1.000 euros. Pues bien, el primer medio año cobrarás 700 euros mensuales y, a partir de entonces, 500

¿Cuánto cobras si tu empresa aplica un ERTE con reducción de jornada?

Si tu contrato modificado es de reducción de jornada, tu empresa te pagará ese salario que te corresponde por ese nuevo acuerdo. ¿Qué ocurre con el resto del sueldo que no recibirás durante esta crisis por el coronavirus? Será también la Seguridad Social, como en el caso que comentábamos con anterioridad, la encargada de sufragar esas cantidades.

¿Cuánto cobrarás si tienes coronavirus y tu empresa aplica un ERTE?

Si das positivo por coronavirus o ya te encuentras aislado por contagio, se entiende que te encuentras de baja laboral. En ese caso, recibirás el 75 % de la base reguladora. Es decir, en este caso, aunque tu empresa se acogiera un ERTE, no te verías afectado por él.

El ERTE y las vacaciones

Otra de las dudas frecuentes con respecto a los ERTE es: ¿qué pasa con las vacaciones? Durante este periodo no vas a generar vacaciones. Tampoco acumularás la parte proporcional de las pagas extraordinaria, siempre y cuando tu situación sea la de suspensión temporal del contrato. Si, por el contrario, tu empresa ha aplicado una reducción de jornada, sí que tienes derecho a vacaciones: las correspondientes a tu nueva situación. Y esta misma lógica se sigue con el tema de las pagas extra.

Por último, es importante que sepas que tú, como trabajador afectado por un ERTE, no tienes que realizar ninguna gestión. Tan solo deberás dar tu conformidad a la empresa. Será ella la que se encargue de todo el papeleo. Sí que has de pedir el complemento por hijo a cargo, si es tu caso.

Ahora que sabes la diferencia entre ERE y ERTE y lo que conlleva este último sistema, probablemente estés más tranquilo. Como ves, hablamos de una medida de utilidad para sobrellevar un momento adverso, pero pasajero. Así que no temas por tu futuro; tarde o temprano volverás a una situación más favorable.

 

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: