Qué es el IVA

Por qué nos cobran el IVA y dónde va destinado

Compartir:

Qué es el IVA y por qué  nos lo cobran son dos preguntas muy comunes. Este impuesto está presente en el día a día de los españoles. Si te fijas en el tique de tu última compra, verás que te informa de cómo se ha aplicado a tu compra. Y es que es uno de los más importantes.

¿Qué es el IVA y en qué consiste?

IVA son las siglas de Impuesto de Valor Añadido y su función es gravar de manera indirecta el consumo. Afecta tanto a los productos que adquieres cada día como a los servicios que disfrutas. El porcentaje, que varía según lo que grave, se aplica directamente a la compra y tanto empresas como autónomos tienen que entregar el dinero recaudado por IVA a la Administración pertinente.

El consumidor final es el que paga este impuesto, el cual está extendido por toda la Unión Europea. Su primera aplicación tuvo lugar el 1 de enero de 1986 como consecuencia de la Ley 30/1985. El impuesto se empezó a aplicar por la entrada de España en la Comunidad Económica Europea y sustituyó al impuesto sobre el tráfico de empresas, el cual existía previamente al IVA y tenía un fin similar.

¿Cómo se calcula el IVA?

El IVA se aplica en todo el territorio salvo en las islas Canarias, que poseen el impuesto general indirecto canario, en Ceuta y en Melilla. A la hora de calcularlo y aplicarlo se establecen diferentes tipos en función del servicio y el producto. Además, existen diversas exenciones, como, por ejemplo, la asistencia a personas físicas por parte de médicos.

Estos son los tipos:

  • General: este es el más usual de todos y que seguramente ya conoces. Es del 21 % y grava la mayoría de bienes y servicios que consumes. Sea material de oficina o llenar el depósito de gasolina, el IVA afecta a todas estas compras.
  • Reducido: se aplica a los alimentos, productos sanitarios, servicios de hostelería, consumo de agua, transporte de viajeros, venta de viviendas, servicios de limpieza de vías públicas o importación de arte. Solo asciende a un 10 %.
  • Superreducido: es el que se aplica a los productos de primera necesidad, como es el caso de determinados alimentos, libros, prensa, medicamentos, entrega de viviendas de protección oficial o venta de vehículos y prótesis para minusválidos. El IVA es de un 4 %, ya que los productos y servicios gravados se verían excesivamente encarecidos de otro modo.

Para calcular el impuesto, solo debes multiplicar el porcentaje aplicado por el precio del producto. Así, si un producto cuesta 10 euros, con el incremento del IVA general (21 % o 0,21) el precio final es de 12,10 euros. Como ves, calcular la aplicación de este impuesto no es especialmente complejo.

¿A dónde va a parar el dinero recaudado?

Ahora que ya sabes qué es el IVA y en qué cosiste, la gran pregunta que nos hacemos es dónde va a parar todo el dinero recaudado. El gravamen es entregado a la DIAN (Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales) y conforma gran parte de los ingresos corrientes que adquiere el Estado. Este, a su vez, invierte el dinero que genera el IVA en satisfacer las necesidades más importantes de la población.

Así, se invierte en creación y mantenimiento de viviendas, en el sistema educativo, en centros de salud y para garantizar la producción de alimentos. Su importancia, por tanto, es esencial, ya que contribuye a mantener unos servicios de calidad para todos. Cada español se beneficia del cobro del IVA, aunque aumente el precio final de los productos y servicios que se consumen.

Por ejemplo, en 2018 la recaudación del Estado alcanzó una cifra récord en la historia del país: 208.685 millones de euros. Como ves, la cantidad conseguida es bastante alta y garantiza que los servicios públicos sigan funcionando a pleno rendimiento. Dentro de esta cantidad, el IVA supuso el 10 % de lo recaudado. De hecho,  la recaudación de 2018 consiguió superar a la de 2007 en un 4 %, algo que no se conseguía desde el principio de la Gran Recesión. Además, el PIB de ese año creció un 2,6 %. Tendrás que esperar a la publicación de los datos de 2019 para ver cómo ha sido la recaudación del año pasado. Aunque viendo como fue el anterior, cabe suponer que, como mínimo, la recaudación se habrá mantenido.

En definitiva, el IVA es uno de los impuestos más importantes para el Estado. Con su recaudación mantiene en funcionamiento los servicios públicos más importantes, aumentando ligeramente el precio de los productos y servicios que consumes y usas cada día. Gracias a la participación de todos es posible disfrutar de una sanidad universal y una educación de calidad.

Ahora que sabes qué es el IVA, para qué se utiliza y cómo se recauda, tienes una base más sólida para comprender el sentido de los impuestos que pagas y de su efecto en tu día a día.

 

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

 

Compartir: