Qué es el carding

Qué es el carding y cómo evitarlo

Compartir:

Si al entrar en tu cuenta bancaria para revisar tus gastos e ingresos observas que existen cargos que tú no has realizado, probablemente hayas sido víctima de un carding. O lo que es lo mismo, un fraude cibernético. A través de este método los estafadores consiguen los datos de tu tarjeta bancaria con el objeto de utilizarlos para realizar operaciones online.

Aunque el pago online es un método seguro, nadie está exento de estas prácticas fraudulentas. El robo del dinero a través de la red puede convertirse en un grave quebradero de cabeza para muchos usuarios. Y es que los delincuentes cibernéticos conocen demasiado bien las fórmulas con la que conseguir los datos bancarios que precisan de sus víctimas.

El carding como práctica fraudulenta

Las copias y falsificaciones de tarjetas se suelen realizar mediante este método conocido como carding o tráfico fraudulento de la información personal que aportan las tarjetas de crédito. Con tus datos en su poder, los delincuentes cibernéticos pueden realizar cualquier tipo de operación introduciendo el código PIN de forma manual o a través de la lectura de la banda magnética.

El carding es un fraude cibernético que consiste en hacerse con los datos de tu tarjeta de crédito con el objetivo de utilizarlos en operaciones online

Pero no solo la emplean para uso propio, sino que suelen comercializarla. Llegan incluso a venderla a través de foros en la deep web y de páginas de negocios ilegales, con el fin de establecer contactos comerciales con otros grupos de delincuentes dedicados al mismo tipo de estafas.

¿Cómo puedo saber si soy víctima del carding?

La estafa puede realizarse por vía telefónica, mediante una llamada en la que el operador intenta convencerte de que le des el número de tarjeta haciéndose pasar por personal bancario. También se da a través de un correo electrónico: estos te llegarán de parte de tu banco o de PayPal, y en ellos se te notifica de que existe un problema de seguridad con tu cuenta, para cuya solución resulta necesario que accedas a la web a través de un link que te proporcionan y valides la información solicitada. Con el link, entrarás en una página muy parecida a la de tu entidad bancaria, y que te solicitará un usuario y clave de acceso, así como los datos de tu tarjeta: si caes en la trampa, serás todo suyo.

Estar pendiente de los movimientos de tu tarjeta de crédito es un factor importante. Ten en cuenta que las compras que realizan los delincuentes suelen ser pequeñas y poco a poco para no levantar sospecha alguna.

Los peligros del carding

Al peligro que supone el robo de la información de nuestras tarjetas bancarias hay que añadirle los problemas que nos puede acarrear este tipo de estafa con la justicia y con nuestra entidad financiara. Interponer una denuncia ante la policía nos permite la posibilidad de recuperar el dinero o parte de este gracias al seguro que suele estar incluido en la cuota de mantenimiento de las tarjetas de crédito.

Pero como, en general, los cargos que se realizan con nuestra tarjeta suelen ser pequeños, es muy probable que no nos demos cuenta hasta pasado un cierto tiempo. En este caso, la posibilidad de recuperar nuestro dinero es menor o prácticamente nula. Por otra parte, en el caso de que el importe robado sea el total de nuestros ingresos, es decir, en el supuesto de que nos vacíen la cuenta, las posibilidades de recuperar el dinero defraudado son mayores.

Mención aparte merecen las empresas que sufren este tipo de estafa. El riesgo que corren al recibir un pago a través de una tarjeta fraudulenta, que ha sido objeto de carding, implica muy a menudo el no recuperar el dinero estafado.

¿Cómo evitar el carding?

Hay varias recomendaciones que debes tratar de seguir y de convertir en tu rutina habitual cuando operas con tu tarjeta. ¡No dejes de hacerlo!

No pierdas de vista tu tarjeta

Si vas a efectuar un pago con la tarjeta, no la pierdas de vista. Pide el datáfono, introduce siempre tú mismo el código de seguridad, con la mayor discreción posible, y asegúrate de que nadie tiene los ojos fijados en tu clave.

Compras online seguras

Cuando realices una compra online, asegúrate de que la que página web en la que estás navegando es 100 % segura, de que cuenta con el protocolo de seguridad «https», y de que lo haces por un medio que te permite conocer la identidad del destinatario.

Activa las alertas de la tarjeta

Si tienes la posibilidad de activar esta función, no lo dudes. En este caso recibirás una alerta por correo electrónico o a través de un mensaje en el móvil en el que tu entidad bancaria te da aviso de cada pago que realizas. En el caso de que te llegue una alerta sospechosa, puedes llamar al banco o acudir al mismo para que te aclaren la situación y saber si estás siendo víctima del carding.

Ingresa el dinero exacto

Si tu compra asciende a 100€, este será el importe que deberás pagar con tu tarjeta. Ni más, ni menos. Además, mantener el sistema operativo actualizado con un buen antivirus y la instalación de un cortafuegos son algunos consejos prácticos que te pueden ser útiles ante estos robos cibernéticos.

Correo bajo sospecha

¿Cuántos mails sospechosos habrás recibido? Muchos, sin ninguna duda. Si en tu bandeja de entrada aparece un mail sospechoso de estafa, evita abrirlo. Y, de ser posible, ponlo en conocimiento de la Policía Nacional.

Los datos bancarios, nunca por teléfono

Otro de los métodos con los que evitar el carding consiste en no dar tus datos bancarios por teléfono o a través de correos electrónicos. Nunca. Algo en lo que hacen hincapié las empresas emisoras de tarjetas de crédito.

Si has llegado hasta aquí, probablemente sea porque has oído hablar del carding o de otras prácticas fraudulentas relacionadas con las tarjetas de crédito. No debemos asustarnos ni dejar de emplear esta forma de pago: en realidad, es tan sencillo como seguir los consejos descritos y ser conscientes de que la tarjeta es dinero, exactamente igual al que diariamente guardas en el monedero, bolsillo, bolso, etcétera. Con ella efectúas muchísimos pagos, y por ende debes protegerla y protegerte de estos fraudes que circulan con frecuencia en el mundo cibernético.

 

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: