Día mundial no comprar nada

¿Qué pasaría si durante un día nadie compra nada?

Compartir:

¿Cómo repercutiría en la economía si durante todo un día nadie comprase nada en todo el mundo? El día 29 de noviembre es el DÍA MUNDIAL de no comprar nada.

 

Es muy probable que sepas que el 29 de noviembre, como cada último viernes del mes, se celebra el Black Friday, con grandes descuentos en tiendas y páginas web de todo el mundo. Pero posiblemente no sepas que hoy también es el día mundial de no comprar nada. ¿Te parece contradictorio? Pues no lo es, siguen leyendo y te contamos porqué.

¿Cuál es el origen del día mundial de no comprar nada?

Parece bastante ilógico que el día mundial de no comprar nada sea el mismo día en el que se hacen los mayores descuentos. Es justo en un día como el Black Friday cuando más importante es darnos cuenta de lo mucho que compramos.

El día mundial de no comprar nada (Buy Nothing Day) nace en 1992 en Vancouver, Canadá, de la mano del artista y activista Ted Dave y posteriormente apoyado por la revista canadiense Adbusters. Este día, que comenzó celebrándose en septiembre, representa el movimiento anti consumista y anima a todo el mundo a reflexionar sobre el consumo excesivo. En América, antes de cada Black Friday o Día de no comprar nada se celebra el Día de Acción de Gracias , un día para pasar en familia, estar agradecido de lo que tenemos y en definitiva disfrutar de la compañía de nuestros seres querido y darnos cuenta de lo afortunados que somos. Debido a las compras compulsivas que realizamos durante esta época, se decidió trasladar el Día Mundial de no comprar nada a esta fecha.

Decidas participar o no en este día, es importante que reflexionemos sobre el consumo masivo

¿Qué consecuencias podría tener el día mundial de no comprar nada?

A pesar de los beneficios que creemos que el día mundial de no comprar nada nos proporcionaría sus consecuencias quizás no serían tan buenas como creemos. Lo cierto es que la economía necesita del consumo para progresar, y dejar de comprar nada durante un día entero puede afectar seriamente a compañías e industrias, teniendo un efecto muy negativo en la economía global. No comprar nada pararía comercios por completo, lo que traería muchos problemas a corto plazo y casi ningún beneficio a largo plazo.

Como símbolo o recordatorio, el día mundial de no comprar nada está bien, pero si de verdad queremos crear un cambio, la solución no es dejar de comprar un día, si no mantener una actitud de consumo responsable todo el tiempo. Luchar contra el consumismo es una tarea diaria, no es cosa de un día.

Una de las principales, y mayores, consecuencias de este modo de vida recae directamente sobre el medioambiente. Nuestro nivel de producción, el gasto energético, la sobreexplotación de los recursos naturales y el exceso de residuos son solo algunos de los problemas que recaen sobre este.

Pero no solo el medioambiente recibe las consecuencias del modo de vida consumista, también afecta a nuestra salud mental. Las compras compulsivas normalmente provocan una felicidad efímera y superficial que puede engañarnos y llevarnos a creer que comprar nos hace felices cuando no es así.

¿Qué alternativas hay al día mundial de no comprar nada?

Como ya hemos comentado, no importa si no puedes participar en el día mundial de no comprar nada, lo importante es que cambies algunos de tus comportamientos de consumo para apoyar esta causa. Si necesitas comprar tus regalos de navidad o quieres renovar tu armario siempre será mejor que lo hagas en negocios locales que en las grandes corporaciones. Al comprar a un negocio local, estás generando riqueza a pequeños emprendedores y a su vez motivando a otros a comenzar su propio negocio. Además, el trato y la cercanía que ofrecen estos locales es mucho mejor que en las grandes superficies.

Por otro lado, reparar lo que se rompe en vez de comprarlo de nuevo es una costumbre que ya hemos olvidado, pero que deberíamos recuperar por el planeta y por nuestro bolsillo.  Reciclar y ahorrar en muchas ocasiones van de la mano. Hay otros gestos sencillos que también nos convierten en consumidores responsables como:

  • Rechazar la bolsa de plástico que te ofrecen en las tiendas por una reutilizable
  • Llevar tu propio termo a tu cafetería habitual
  • Eliminar los plásticos de un solo uso de tus celebraciones

Ahora que ya sabes que Black Friday y el Día Mundial de no comprar nada coinciden en la misma fecha, solo toca que decidas qué prefieres hacer, comprar o no comprar ¿Qué harás este 29 de noviembre?

Consejos para un consumo responsable

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: