Declaración de la renta

¿A qué edad tienes que empezar a hacer la declaración de la renta?

Compartir:

Si en 2019 conseguiste tu primer empleo y tienes dudas sobre si debes o no realizar la declaración de la renta, es el momento de aclararlas. La época de cumplir con Hacienda se avecina, y es imprescindible resolver de inmediato cualquier cuestión que te estés planteando.

Informarte es la mejor opción para no actuar, por desconocimiento, de un modo inadecuado que pueda acarrearte consecuencias de mayor o menor gravedad. Continúa leyendo y descubre si, por primera vez, debes presentar la consabida declaración por libre; es decir, fuera de la unidad familiar, como probablemente vinieras haciendo hasta ahora.

¿Tengo que hacer la declaración de la renta por primera vez dado que ya soy mayor de edad?

La edad no es una cuestión determinante para saber si estás obligado o no a empezar a presentar la declaración de la renta por libre. En principio, todas aquellas personas que trabajan tienen la obligación de cumplir con Hacienda.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que se establecen unos ingresos mínimos para que esa obligatoriedad se traduzca, en la práctica, en la auténtica necesidad de realizar dicha declaración. La cuantía se establece en 22.000 euros en el caso de haber recibido ese dinero de un único pagador o, lo que es lo mismo, de una única empresa para la que hayas trabajado en el último año.

Pero, ¿Qué ocurriría si durante ese último ejercicio fiscal hubieras trabajado para dos entidades diferentes o más? Si has recibido dinero de un mínimo de dos pagadores porque, por ejemplo, has cambiado de empleo o has compatibilizado dos o más como pluriempleado, el baremo cambiará. En este caso la cifra se fija en 12.643 euros, siempre que del resto de pagadores además del principal hayas recibido una cantidad superior a los 1.500 euros.

En cualquier caso, aunque no sea obligatorio, te recomendamos que hagas la simulación para saber si te interesa hacer la declaración porque te podría salir a devolver, por lo que tendrías unos ingresos con los que no contabas y que no son más que la devolución de aquello que has ido pagando de más por adelantado durante el ejercicio anterior.

Estás obligado a hacer la declaración de la renta siempre y cuando hayas recibido una cuantía de 22.000 euros de un único pagador

¿Existen circunstancias ajenas al ámbito laboral que me obliguen a presentar la declaración de la renta?

Sí, la obligación de realizar la declaración de la renta se extiende a otra serie de casos que no guardan relación estricta con el ámbito laboral. Imagina que ganas 1.600 euros o más por la venta de acciones o por un premio de juego online. En estas circunstancias también habrás de declarar dicho dinero.

Lo mismo ocurre si eres un trabajador autónomo y has llegado a embolsarte una cuantía final de un mínimo de 1.000 euros. Otro tanto sucede con algunas becas, gastos de escolaridad y con contratos de trabajo que se realizan en prácticas —que no son lo mismo que las prácticas de estudio remuneradas—. No así con las becas destinadas a pagar total o parcialmente la matrícula de tus estudios y otros gastos, como los referidos a desplazamientos y compra de material escolar.

En estos casos se fijan unas cantidades mínimas bastante elevadas, que oscilan entre los 6.000 y los 25.600 euros, en el caso de cursar estudios en un centro situado fuera de las fronteras del país.

Ten en cuenta que, pese a que en tu caso en concreto no estés obligado a presentar la declaración de la renta, sí que puede ser conveniente para ti hacerla, como hemos comentado anteriormente. De esa forma podrás beneficiarte de la consiguiente devolución de ese dinero que haya sido retenido.

¿Cómo puedo saber el resultado de la declaración de la renta antes de su presentación en Hacienda?

Si no quieres llevarte sorpresas desagradables, lo mejor es que calcules el resultado de tu declaración de la renta mediante la utilización de un simulador. Hacienda cuenta con un simulador de renta, a disposición de todos los contribuyentes a través de su sitio web.

Esta herramienta te permite, una vez completado cada campo y ejecutados los trámites necesarios, aceptar el resultado final para que tu declaración de la renta quede automáticamente presentada. Pese a ello, es conveniente que no lo hagas o que, por lo menos, no lo hagas en ese mismo momento.

Asegúrate previamente de que todos los datos que hayas introducido, como pueden ser los personales o los que guarden relación con los ingresos y deducciones, son correctos. No debe haber ningún fallo. De lo contrario, esto podría llegar a acarrearte importantes consecuencias. Y tú serás el responsable.

La Agencia Tributaria te ayudará a la hora de llevar a cabo estos trámites. Para ello dispone de vídeos explicativos en su web, así como de un servicio de consulta para la ciudadanía. En su página oficial se ofrece, asimismo, información complementaria: toda la referida a normativa, al calendario del contribuyente, cartas de servicios, folletos… Échale un vistazo y recurre a cuanta ayuda puedas encontrar.

Para asegurarte de que los trámites que necesitas desarrollar se completan de manera correcta, siempre puedes recurrir a los servicios de profesionales como los que ofrecen las asesorías fiscales y laborales. Nadie mejor que su equipo de expertos para informarte sobre campañas, deducciones, IRPF, modalidades de pago, novedades fiscales, cambios en la normativa vigente…

¿Qué puedo presentar como deducciones?

Es muy probable que, por tu juventud y por el hecho de estar desempeñando tu primer trabajo, no dispongas aún de elementos que te sirvan como deducciones. Si vives en una vivienda de alquiler estás de suerte, ya que este es uno de los elementos que te servirán. Recuerda aportar una copia del contrato de arrendamiento y justificante de todos y cada uno de los pagos que hayas efectuado mes a mes.

La solidaridad también cuenta, pero eso sí, solo en los casos en los que tu contribución a una ONG o fundación social haya sido de tipo económico. Deberás incluir un justificante de esa aportación en forma de donativo que has realizado.

¿Eres tan previsor que ya te has abierto un plan de pensiones? Entonces tendrás opción a deducción. Lo mismo sucede con las aportaciones prioritarias de mecenazgo y las cuotas de afiliación y contribuciones a partidos políticos, coaliciones, federaciones y agrupaciones electorales.

Tanto la Agencia Tributaria como los especialistas en la materia te informarán convenientemente para que tu primera declaración de la renta no contenga errores ni omisiones que debas lamentar. Sigue los consejos y las debidas instrucciones para que cumplir con Hacienda te resulte más sencillo.

 

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: