Ahorrar dinero

Cómo ahorrar dinero evitando antojos y gastos innecesarios

Compartir:

Llega el temido final de mes y las cuentas no te salen. ¿Cuántas veces te ha pasado? Anotas todos tus gastos mensuales y no ves nada extraño, pero lo cierto es que no consigues ahorrar tal y como te gustaría. ¿Qué estás haciendo mal? Si has llegado hasta aquí, puedes estar tranquilo: vamos a mostrarte cómo ahorrar dinero evitando antojos y gastos innecesarios.

Cómo ahorrar dinero evitando gastos innecesarios

Diariamente realizamos una serie de gastos que a simple vista nos parecen pequeños, pero al final del mes suponen una cantidad importante para nuestros bolsillos. Desde el café de las mañanas en el bar al taxi que cogemos para no llegar tarde, o esos caprichos que nos damos en el supermercado cuando tenemos hambre, se pueden convertir en nuestros peores enemigos cuando de ahorrar se trata.

El valor que les otorgamos a estos pequeños gastos, más conocidos como gastos hormiga, es insignificante comparado con otros como el pago de la hipoteca, los gastos del hogar, la cuota del autónomo, el alquiler de la casa o el pago del coche. Entre unos pagos y otros se nos escapan los desayunos innecesarios fuera de casa o la merecida cerveza tras la jornada laboral.

Los gastos hormiga son pequeños gastos diarios que pasan desapercibidos pero que pueden perjudicar nuestra capacidad de ahorro

6 sencillos pasos para saber cómo ahorrar dinero

Te presentamos una serie de buenas costumbres que, a la larga, te permitirán llegar algo más desahogado hasta tu próxima nómina. ¡No dudes en ponerlas en práctica!

Salidas nocturnas

Salir de cena y de copas con la pareja o amigos es un plan genial para disfrutar del fin de semana. Sin embargo, es probable que en una noche nos dejemos más dinero del que teníamos previsto. Ante esta situación puedes buscar alternativas en las que divertirte no sea sinónimo de gastar, o planificar un presupuesto para esa noche y tratar de cumplirlo.

Tengo un antojo

Tarde de supermercado. Llevas la lista de la compra grabada a fuego en tu cabeza y no existe riesgo alguno de caer en la tentación. ¿Estás seguro? No, y lo sabes. ¿Cuántas veces hemos comprado productos innecesarios? Papas, refrescos, golosinas, bollería, etcétera.

Tener a mano la lista de la compra, confeccionada previamente, hará que no te distraigas en otras cosas que no sean las meramente necesarias. Eso no significa que no te puedas dar una alegría de vez en cuando, pero te ayudará a controlar mucho mejor tus gastos, al igual que el pago en efectivo en vez de con tarjeta.

Servicios por los que pagas pero no gastas

Por fin te has decidido a apuntarte al gym. En tu primera clase, la chica tan simpática de recepción te ha ofrecido la posibilidad de pagar la cuota trimestral, mucho más económica que el pago mensual, y has accedido, pero, ¿cuántos días hace que no te pasas por allí?

También has contratado el servicio de diferentes plataformas digitales para ver series y películas en tus ratos libres, y aun así, de momento no has podido ni terminar la primera temporada de aquella serie que te recomendaron…

Estás invirtiendo un dinero sin cuestionarte si lo estás aprovechando o no. Como estrategia, revisa mensualmente si estás utilizando dichos servicios, ya que es una práctica que te puede salir cara.

Las alternativas al coche

Como lo lees, existen diferentes alternativas mucho más económicas para moverte por tu ciudad o pueblo diariamente. El combustible o el coste del mantenimiento del coche pueden suponer un desembolso importante, cada mes, para tu economía.

¿Te has planteado utilizar el transporte público o la bicicleta? En la actualidad podemos obtener bonos de metro y autobús, bonos mensuales, bonos adaptados a nuestras necesidades… Además, también tienes la opción de ir andando o hacer uso de los vehículos eléctricos de los que disponemos en la ciudad.

Comer fuera de casa sale caro

Hasta un 50 % más caro que si lo hacemos en casa. Preparar la comida semanal en casa, organizarla en tuppers y congelarla puede suponernos un gran ahorro económico. Disfrutar de un café, una merienda o un almuerzo de forma esporádica no supone una pérdida significativa en el gasto mensual. En cambio , si estos hábitos se convierten en una costumbre diaria, nuestra cuenta dará parte de ello al final del mes. Si tu propósito es ponerle solución a este problema, empieza por planificar de forma correcta los gastos mensuales y evita algunos como estos.

Evita comprar lo que no necesitas

Si queremos saber cómo ahorrar dinero, tenemos que decirle adiós a las compras compulsivas. Nos dejamos llevar por las ofertas de, por ejemplo, los grandes almacenes. Con sus grandes descuentos, cada cierto tiempo, consiguen que compremos productos que no son prioritarios.

Caer en la trampa de los descuentos es muy fácil. Para evitar comprar cosas que no necesites, plantéate estas preguntas antes de hacer el gasto: «¿Necesito lo que me voy a comprar?», «¿Lo puedo comprar más adelante?», «¿Me supone una urgencia?».

Ya sabes cómo ahorrar dinero; ahora no te quedes en la teoría y ponlo en práctica. A la larga le darás un gran respiro a tu economía y, por ende, vivirás mucho más tranquilo.

 

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: