Eres adicto al teléfono móvil

¿Cómo saber si eres adicto al móvil?

Compartir:

Vivimos en la era de la conectividad, la inmediatez y de la tecnología, y los teléfonos móviles han pasado de ser un mero medio de comunicación a quizás, el principal hoy en día. ¿Sabes si sufres adicción al uso del móvil?

Se conoce como nomofobia el miedo extremo e irracional, o a la fobia, de estar alejado, separado o sin el teléfono móvil. Aunque este término, acuñado por la oficina de correos británica a raíz de un estudio, parezca sacado de una película, es real y está más cerca de ti de lo que piensas.

Piénsalo durante un momento… ¿Cuántas veces al día miras tu móvil? Quizás el móvil sea una herramienta indispensable para tu trabajo, tal vez lo necesitas durante el día para comunicarte con tus familiares y amigos que están lejos, y es posible que, sin darte casi cuenta, tú también hayas empezado a desarrollar esa dependencia al móvil. O lo que es peor, que ya seas adicto a tu teléfono móvil.

Hoy en día usamos el móvil para todo. Transacciones bancarias, sacar fotografías y vídeos, enviar mensajes inmediatos al otro lado del mundo y recibir respuesta al instante, revisar el correo electrónico del trabajo y poder tener la posibilidad en tus manos (literalmente) de trabajar prácticamente desde cualquier parte del mundo. Adicionalmente, hemos perdido temor a estas tecnologías por lo seguras que son y por las formas que tenemos de mantener segura toda nuestra información. Parece obvio y natural desarrollar esa dependencia a dicho dispositivo, ¿no?

¿Cuáles son los síntomas de la adicción al teléfono móvil?

La adicción al móvil sigue siendo un tema de investigación y del que se va aprendiendo casi que de forma continua por los rápidos avances en tecnología y la innegable penetración de esta en nuestras vidas cotidianas. Es por esto por lo que, aunque ya podemos arrojar algo de luz sobre el tema, aún queda mucho por descubrir e investigar.

No obstante, te dejamos a continuación algunas de las cosas que hoy en día se entienden y se consideran síntomas de la adicción al teléfono móvil. ¿Te ves reflejado en alguno de ellos? ¡Sigue leyendo!

Se considera síntoma de adicción al móvil sentir la constante necesidad de tener tu móvil siempre contigo

Esta urgencia se ve reflejada en situaciones tan cotidianas como ir al baño con él, dormir con el móvil al lado de la cama e incluso consultarlo si te despiertas a lo largo de la noche, y sentir que siempre necesitas tenerlo cerca.

En esta misma línea, se considera como síntoma la urgencia de consultarlo cada cinco minutos. Revisas tu móvil y ves que no tienes ninguna llamada ni ningún mensaje sin contestar y guardas el móvil. Al minuto vuelves a revisar si hay alguna notificación nueva. Si tu comportamiento se asemeja a esto que te estamos contando, quizás no estás teniendo una relación sana con tu teléfono móvil y estás demostrando una clara dependencia a este dispositivo.

¿Empiezas tu día, literalmente, revisando tu móvil y terminas tu día consultándolo? ¡Otro síntoma de adicción al móvil! Si ya tienes como parte de tu rutina nada más despertarte consultar compulsivamente tus redes sociales, los mensajes que te han llegado, o cualquier otra aplicación, es momento de replantearte estos hábitos.

La adicción al móvil también está presente y se ve reflejada en situaciones sociales. Nos referimos a cuando estás en un restaurante, en una fiesta, e incluso en sitios donde no hay cabida para el uso de móviles, como el cine, e impulsivamente lo revisas en repetidas ocasiones. Si te suena alguna situación como estas y te das cuenta de que eres tú el amigo al que le tienen que decir que deje el móvil para hablar y relacionarse con los demás, quizás sufras adicción al móvil.

La adicción al móvil se ve reflejada en este tipo de impulsos y pequeños hábitos, y es importante en primer lugar, identificarlos, reconocerlos como algo poco sano, e intentar modificarlos, reducirlos, y si es posible, eliminarlos completamente de tu rutina.

Consejos prácticos para combatir la adicción al móvil 

 Si al leer los síntomas de adicción al móvil te has visto claramente reflejado, te proponemos una serie de cosas sencillas que puedes hacer para conseguir un detox digital, empezar a tener una relación sana con la tecnología y tu teléfono móvil y, en definitiva, poder volver a coger las riendas y el control de tu vida.

Te aconsejamos que empieces a regular la cantidad de tiempo que usas el móvil todos los días. Hay un sinfín de aplicaciones que te permiten calcular y contabilizar el tiempo que llevas usando el móvil, y de esta forma, puedes ser más consciente de la cantidad de tiempo, tanto útil como inútil, que estás invirtiendo en este dispositivo y si es de provecho o no. Nuestro consejo es que procures no exceder las dos horas de ocio al día con el móvil, quitando todo lo que tengas que realizar por cuestiones laborales o personales.

Si es verdad que las nuevas tecnologías y formas de comunicación destacan por su inmediatez, es importante que aprendas a saber diferenciar algo urgente de algo importante, y sepas cuándo es necesario contestar inmediatamente y cuando ese mensaje, esa llamada, o ese tiempo en redes sociales puede esperar. Se suele creer que la falta de una respuesta inmediata a los mensajes que nos llegan son una falta de interés e incluso de respeto, pero recuerda que no estás obligado a contestar inmediatamente a cada notificación que te llega.

Si hablamos de limitar la cantidad de horas que usas el móvil al día, también es importante que mencionemos la importancia que tiene el saber estar presente y saber desconectar del mundo digital. Proponte el reto de no usar, ni siquiera mirar, el móvil siempre que estés comiendo sentado en la mesa, sea del trabajo o de casa, con otras personas, en cenas, fiestas, sitios de ocio como discotecas o cine, siempre que estés en la compañía de alguien, pero incluso cuando estés tú solo. A menos que sea una emergencia, que puede ser el caso, esa foto puede esperar para ser vista y ese mensaje puede esperar para ser leído y respondido.

Como último punto, te aconsejamos evitar llevarte el móvil a tu habitación una vez hayas terminado el día y te dispongas a ir a dormir. Como ya te hemos dicho anteriormente, a menos que sea una emergencia, cualquier mensaje, llamada o notificación de red social, puede esperar a la mañana siguiente. El teléfono móvil no es un buen compañero de habitación y menos de un buen sueño reparador, así que mejor no traerlo contigo a la cama. ¡Lo agradecerás a la mañana siguiente, créenos!

Los beneficios de los teléfonos móviles y de la tecnología son innegables, y te animamos a que los aproveches y le sepas sacar provecho a todas sus ventajas, pero es importante saber hasta dónde es sano y normal y en qué momento empieza a ser un problema. A veces estamos tan pendientes de estar conectados al mundo digital, que nos desconectamos del mundo real y del que podemos disfrutar de otras sensaciones, impresiones, y estímulos que son los que verdaderamente pueden marcar la diferencia y son los que nos ayudan a sacarle más jugo a la vida. Recuerda que la adicción al móvil es algo que, como has podido ver, es real, pero que también tiene una solución fácil.

 

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: