Qué es conciliación personal y laboral

Conciliación entre tu vida laboral y personal ¿Qué es?

Compartir:

Este es un tema que cada vez cobra más importancia, y te damos una serie de consejos prácticos para que puedas conseguir la mayor conciliación entre estas dos esferas de tu vida.

Según estudios, en España solamente uno de cada diez trabajadores tiene flexibilidad en cuanto al horario de su trabajo se refiere. Este es solamente uno de los factores que afecta y dificulta la conciliación entre la vida personal y laboral de cualquier trabajador. Está claro que este equilibrio perfecto depende mucho del tipo de trabajo que tengas, el horario y sus condiciones, pero hay varias cosas que puedes hacer para, sino conseguirlo, acercarte lo más posible a él.

¿Qué es exactamente la conciliación?

La conciliación está definida por la RAE como “conformar dos o más proposiciones o doctrinas al parecer contrarias”, y la conciliación personal y laboral se define como el equilibrio entre la vida persona y familiar con la vida laboral,  con la finalidad de que exista una igualdad en las oportunidades profesionales, romper con estereotipos muy arraigados en nuestra sociedad, y que en definitiva, cada trabajador, independientemente de su género, pueda cubrir todas las necesidades de ambas esferas de su vida.

La conciliación entre la vida laboral y personal significa:

La conciliación entre ambos aspectos de la vida de un trabajador implica una serie de cosas, como:

  • Que los menores de edad y las personas dependientes puedan ser atendidas por sus familiares cuando quieran y cuando se requiera.
  • Que se respete el tiempo de descanso establecido legalmente de todos los trabajadores.
  • Que se respeten los permisos de paternidad y de maternidad establecidos.
  • Poder llevar una vida personal alejada del estrés y de patologías desencadenadas por el sobreesfuerzo o el agotamiento extremo a causa del trabajo, o burnout, como se le conoce en el mundo anglosajón.

Consejos para conseguir la conciliación entre tu vida personal y profesional

Para que todos los trabajadores puedan conseguir la conciliación hace falta la participación de varios agentes, como los propios trabajadores, las empresas, el Estado, etc. Sin embargo, hay una serie de consejos que puedes seguir y aplicar en tu día a día que te ayudarán a conciliar ambos aspectos de tu vida:

  1. Organización. Las horas del día son las que son, pero sí es verdad que cuanto más organizado seas con tus tareas del día a día, más cosas podrás terminar en un día y más productivo serás. Es indispensable que, si buscas la conciliación entre tu vida personal y profesional, seas organizado y disciplinado con todos tus quehaceres. Además de poder abarcar más, mentalmente te ayudará a irte tranquilo una vez salgas por la puerta de la oficina y vuelvas a casa.
  2. Distingue lo urgente de lo no urgente. Estamos acostumbrados a vivir en un mundo donde parece que todo es urgente y donde nada puede esperar un poco más. Es importante que para conciliar tu vida personal con tu vida profesional aprendas a distinguir lo urgente de lo no urgente. Esto te ahorrará quebraderos de cabeza y estrés innecesario. Por otro lado, también te ayudará a ser más paciente y entender que sí hay cosas que por muy urgente que parezcan, pueden esperar.
  3. Aprovecha tu tiempo libre. Te entendemos, quizás no dispongas de mucho tiempo libre a lo largo de la semana. Por eso es importante que el poco tiempo libre que tengas, lo aproveches para hacer todo aquello que te guste, te distraiga y realmente te llene. De esta forma no solo te estarás distrayendo de tus deberes laborales, sino que también estarás cargando pilas para coger el día siguiente con más energía y más ganas. ¡Consejo extra! Tu tiempo libre durante la semana lo puedes emplear para hacer ejercicio físico, ya que te despejará y te proporcionará diferentes beneficios para tu salud.
  4. Racionaliza tu energía. Te recomendamos que hagas ejercicio físico y te mantengas activo, pero también te recomendamos que hagas buen uso de tu energía. Si encuentras alguna actividad fuera del trabajo que te deje exhausto, consuma demasiado y por ende te produzca más estrés, lo mejor es que la pauses durante un tiempo. Recuerda que la idea es conciliar ambos aspectos de tu vida, no complicarlos más ni estresarte más.
  5. Así como organizas tu trabajo, organiza también tu vida social. Nos referimos a comidas, cenas, viajes, conciertos, planes en familia, en pareja e incluso en solitario. Organiza y planifica todas estas actividades por dos razones. La primera: Si tienes todo organizado, cuando llegue el momento de disfrutar, ahorrarás tiempo en buscar y comprar las entradas, organizarte con tus amigos o familiares, e irás directamente a disfrutar del poco tiempo que tienes. La segunda: En momentos de estrés o de mucha carga de trabajo, tendrás un aliciente y algo positivo en lo que pensar, y será más fácil sobrellevar la carga.
  6. No le restes importancia al buen descanso. Un sueño reparador es igual de importante que una buena alimentación. Parte de la conciliación entre tu vida laboral y tu vida personal es que mental y psicológicamente te encuentres fuerte y en condiciones optimas para poder hacer frente a todas las responsabilidades que tienes en el día a día. Por mucha carga de trabajo que puedas tener en un día, procura respetar tus ocho horas de sueño al día. ¡Tu cuerpo y tu mente lo agradecerán!

 Está claro que la conciliación no se consigue de la noche a la mañana y que es más complejo de lo que puede parecer a priori. Lo que también está claro es que cuanto más sanos sean tus hábitos, más fácil será acercarte a esta conciliación. Debes entender la conciliación como un proceso a largo plazo y como algo en lo que deberás de poner de tu parte para ver sus resultados y poder disfrutar de sus beneficios.

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: