Niños en la piscina

Precauciones para cuidar de tus hijos en la piscina

Compartir:

Disfrutar del mar o la piscina con tus hijos  durante el verano es uno de los mejores planes. No dejes que un descuido o un accidente te estropee la estación más divertida del año y les estropee a ellos un gran momento de diversión. ¡Te contamos todas las precauciones que debes tener con tus hijos en la piscina  este verano!

 

No hay duda de que cuando llega el verano y los niños ya han salido del cole, la piscina parece la mejor solución para matar el tiempo y para que todos en familia podáis disfrutar de una misma actividad. Como padre o madre, seguro que tampoco hay duda de que el cuidado de tus hijos, tanto por factores como la exposición al sol o por la profundidad de la piscina, se convierte en una prioridad.

Si es verdad que en todas las piscinas públicas por ley tiene que haber un socorrista, hay varias precauciones que deberás de tomar tú mismo para garantizar el mejor cuidado de tus hijos cuando vais a la piscina. Seguramente se te vienen a la mente cosas como no meterse al agua sin haber hecho la digestión y que tus hijos no se bañen sin tu observación, pero hay más. ¡Te contamos todos los detalles!

Qué debes hacer para cuidar de tus hijos en la piscina

Ya te lo adelantábamos, hay una serie de cosas de las que te deberás de asegurar para que, si te vas de viaje con tus hijos y acabáis en la piscina, vuestros días de vacaciones sean divertidos y, sobre todo, seguros.

En primer lugar, parece obvio, pero no podemos hacer más énfasis en lo necesario que es la compañía de, por lo menos, un adulto siempre que haya niños en una piscina. Si como familia tenéis la costumbre de ir siempre a la misma piscina y tenéis la sensación de que conocéis perfectamente el sitio, es fácil bajar la guardia. Es importante que, aunque conozcas la profundidad de la piscina y sus instalaciones a la perfección, recuerdes que tienes que estar pendiente de tus hijos  en todo momento, especialmente cuando ellos estén en el agua.

Aunque ir a la piscina signifique pasarlo bien, también existen ciertas restricciones que deberás tener en cuenta para garantizar el cuidado de tus hijos, y, en definitiva, diversión. Queda terminantemente prohibido que los niños corran alrededor de la piscina, ya que cualquier paso en falso puede resultar en una caída al agua o en el mismo bordillo de la piscina. Deberás explicarles a tus hijos que, por su propio cuidado, deberán de evitar correr o jugar al borde de la piscina. Si cuentas con piscina en casa, recuerda tenerla cercada y protegida para evitar sustos.

Parece obvio, pero es necesario hace énfasis en la importancia que la compañía de un adulto siempre que haya niños en la piscina

Si dentro de vuestro plan de pasar el día en la piscina está incluida la comida o la merienda, es importante tener especial cuidado y procurar esperar a entrar al agua por lo menos una media hora después de haber comido. El riesgo no está en haber comido comida copiosa, como se cree comúnmente, sino en el cambio brusco de temperatura entre la piscina y el exterior. Cuando ocurre este corte de digestión, ocurre gracias a un proceso que se llama hidrocución, y el que hay que intentar evitar a toda costa.

Una vez tenemos asegurado el cuidado de tus hijos dentro de la piscina, hay que asegurarnos también estar protegidos fuera del agua. Debido a la exposición del sol y el calor, es imperativo que tanto tú como tus hijos, estéis hidratados en todo momento. Procura que tus hijos estén constantemente bebiendo líquidos, preferiblemente agua y no bebidas azucaradas o carbonatadas. Y en esta misma línea, recuerda la importancia de una buena protección solar en todo momento y según su tipo de piel.

¿Conoces la norma 10/20 para cuidar a tus hijos en la piscina?

Según la Organización Mundial de la Salud, hay más de 150 muertes en España cada año por ahogamientos. No solo eso, sino que el ahogamiento es la segunda causa de muerte infantil en España, solamente por detrás de los accidentes de tráfico.

Aunque estas sean cifras alarmantes, hay cosas sencillas que puedes hacer este verano en la piscina con tus hijos para evitar sustos, como seguir la norma 10/20. Esta medida se trata de dos pasos muy sencillos que son: estar pendiente y observar el agua cada 10 segundos y mantener una distancia de tus hijos que puedas recorrer como mucho, en 20 segundos. De esta forma, tus hijos estarán siempre bajo observación y en caso de una emergencia, podrás llegar a ellos rápidamente.

El verano ya está aquí, y es el momento de estar en familia y, sobre todo, de disfrutar. Si el plan familiar para esta temporada estival es la de pasar las tardes en la piscina de casa, en la del hotel a donde vayáis de vacaciones, o en una piscina pública, la diversión, junto con la seguridad, deberán de ser vuestras prioridades. Recuerda estar pendiente de tus hijos dentro y fuera del agua, y con esta simple acción, ya estarás evitando sustos innecesarios y sorpresas desagradables. ¡Que comiencen las vacaciones!

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: