Viajes low cost

Cómo ahorrar en tu próximo viaje a la nieve

Compartir:

El invierno trae frío pero también nos ofrece opciones para aprovecharlo. Existen mil destinos y maneras de hacerlo: irte a una casa rural y disfrutar de la familia en un entorno natural; o tal vez aprovechar para hacer una escapada romántica a otro país.

Las opciones son infinitas, pero en estas épocas los amantes de la nieve como tú lo tienen muy claro. Has esperado ansioso las primeras nevadas, y ahora que ha llegado, es el momento de desempolvar las tablas de snow, los esquís y las botas porque la temporada de nieve ya está aquí. Pero como ya sabes, practicar estos deportes no es precisamente barato, aunque es cierto que, en los últimos años, el alquiler de equipo y vestimenta deportiva han ayudado a que más personas se acerquen a la nieve. Aun así, los deportes de nieve están lejos de muchos bolsillos, por lo que ahorrar todo lo posible parece ser la única forma de disfrutar de ellos.

¿Tienes ganas de escaparte a la nieve? Tanto el esquí como el snow son deportes que permiten disfrutar del maravilloso paisaje que rodean las pistas de nieve. Ya es hora de que vuelvas a disfrutar de la adrenalina que ofrece estos deportes, pero también de disfrutar de la naturaleza, desconectar de la ciudad y respirar aire puro. Únicamente tienes que preocuparte de una cosa, de las agujetas.

Si es tu primera vez, ten en cuenta que los deportes de nieve son muy intensos, tienes que estar preparado para ejercitar tus músculos. Pero no te preocupes, porque saldrás de la pista ¡como nuevo!, los deportes de invierno, al ir acompañados de frío tienen muchas ventajas: activas el cuerpo, refuerzas el sistema inmune, ganas una respiración más eficiente…son todo ventajas, ¿A qué esperas?

Consejos para ahorrar en tu viaje a la nieve

En cuanto llega la temporada de nieve, toca disfrutar al máximo de estos deportes, pero tal y como sabes, no es precisamente barato. Las posibilidades de practicar un deporte en la nieve en nuestro país son muchas, y aunque las tengas al lado, al ponerte hacer cálculos, el viaje puede irse de las manos. Un préstamo personal puede ayudarte a hacer frente a los gastos de tu viaje a la nieve, pero saber ahorrar lo máximo posible te permitirá visitar la nieve con más frecuencia ¿Cómo hacerlo?

  1. Escoge la mejor fecha para viajar: Como es de suponer, las fechas próximas a las navidades tienden a ser las más caras. Evita ir a la nieve los días de fiestas y opta por ir en enero. Enero es el mejor mes para que practiques tu deporte favorito, no solo te ahorrarás más dinero, sino que la afluencia en las pistas es mucho menor y no tendrás que esperar largas colas en los telesillas ¿Eso que significa?, más tiempo para disfrutar de la nieve. Tendrás que tener en cuenta también cuándo empieza a nevar, ya que son muchos los inviernos en los que en enero todavía hay poca nieve. ¡No te preocupes! Que en los meses de febrero y marzo todavía puedes aprovechar.
  2. Alquila el equipo: Hoy en día no hace falta que te compres todo el equipo para poder esquiar, y menos si es tu primera vez o lo sueles practicar pocas veces al año. Alrededor de las pistas encontrarás varias tiendas de alquiler, normalmente todas tienen el mismo precio, pero nunca viene mal visitar varias tiendas y comparar. Si con el paso de los años ves que acudes varias veces a practicar deportes de nieve, puedes empezar comprando tu propio equipo poco a poco, empezando por las botas. Es una forma de sentirte más cómodo y seguro.
  3. Reserva con tiempo: Este punto es como la llave maestra de todos los viajes. Si reservas con antelación tu escapada a la nieve, te aseguramos que encontrarás precios más bajos y en consecuencia podrás ahorrar una suma importante de dinero. Pero entendemos que no siempre podrás adelantar o prever tus vacaciones con tanta antelación. Nada más lo sepas, ponte a mirar precios y a reservar la opción más barata.
  4. No duermas en la misma estación: Cuando realices tu reserva tendrás la opción de dormir en los hoteles de la estación de esquí. Aunque es genial dormir al lado de la pista, estos alojamientos no son del todo baratos. La mejor opción es dormir en los pueblos cercanos, compara todos los precios y escoge el que mejor se adapte a tu bolsillo.
  5. No comas en las pistas: Otra regla esencial del buen esquiador es no comer en los bares y restaurantes de las pistas, no es lo más económico para tu plan de viaje. Lleva en la mochila un bocadillo y algo de beber para reponer fuerzas y seguir esquiando. Además, la mayoría de las pistas cierran a las 17:00 horas, así que al acabar tendrás tiempo de comer algo calentito al llegar a casa.
  6. Buscar ofertas con forfait: Tanto en agencias de viaje como en plataformas online, tendrás la posibilidad de coger un paquete completo con forfait incluido. Para los primerizos, el forfait es como una especie de tarjeta que te permite usar los remontes de las pistas.

Si eres un amante de la nieve o un aventurero con ganas de vivir nuevas experiencias, quedarte en casa bajo la manta ya no es una opción. ¿Quieres descubrir si la nieve es lo tuyo? Empieza a planear ¡ya! tu escapada, pero recuerda una cosa, prepara previamente tu cuerpo para no sufrir tantas agujetas al día siguiente.

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: