Ingresos pasivos

Qué son los bienes pasivos y cómo conseguirlos

Compartir:

Para conseguir libertad financiera  no es necesario que trabajes más de 40 horas a la semana ni que tengas más de un empleo fijo. ¡La clave está en los ingresos pasivos! En este post te contamos qué son y cómo conseguirlos.

Es inevitable que el concepto de libertad o independencia financiera, que es la posibilidad de vivir sin preocuparte por el dinero o por tu economía personal o familiar, no esté ligado de una u otra forma a los ingresos pasivos. Mucho se habla de ingresos pasivos y son muchos los que se refieren a estos como el camino, o incluso el destino, para conseguir cualquier meta económica. ¿Realmente es tan fácil conseguir ingresos pasivos y como consecuencia libertad financiera? ¿Cómo puedes empezar a conseguirlos? ¡Sigue leyendo!

¿Qué son exactamente los ingresos pasivos?

Existen varias definiciones sobre los ingresos pasivos, pero todas tienen un denominador común: son ingresos que no requieren de ningún tipo de trabajo activo por tu parte para conseguirlos, aunque sí se necesita mucho trabajo para ponerlos en marcha. Algunos ejemplos de ingresos pasivos pueden ser los derechos de autor que surgen de escribir un libro, el dinero que puedes recibir alquilando alguna propiedad, o incluso las ganancias resultado de invertir tu dinero.

Los ingresos pasivos son aquellos que trabajan por ti mientras tú duermes o haces otras cosas.

Un ingreso pasivo no es aquel que te genera un beneficio durante uno o dos meses, sino durante un periodo alargado en el tiempo. Por lo tanto, los ingresos pasivos son aquellos que llevan muchos años construir y que también requieren de mucha disciplina, sacrificio y dedicación. De esta forma, es indispensable concebir este tipo de ingresos como una inversión a largo plazo y no como algo que nos va a dar resultados al día siguiente o en un plazo corto de tiempo.

¿Cuáles son los beneficios de los ingresos pasivos?

Además de la tranquilidad que te proporciona tener tus finanzas controladas y tener siempre más dinero del que tu puesto de trabajo fijo te genera, los ingresos pasivos te ofrecen otras ventajas.

En primer lugar, contar con ingresos pasivos te ofrece la posibilidad de un plan b en todo momento. Si por lo que sea, un mes tienes menos ingresos, pierdes tu empleo, o decides cambiar de sector en tu vida profesional, los ingresos pasivos te permitirán tener una red de seguridad.

Por otro lado, los ingresos pasivos, si son bien gestionados, te permitirán ahorrar cada mes. Si de normal con tu sueldo fijo, ahorras una cantidad, podrás ver cómo tu cuenta de ahorro aumenta con ese dinero extra que te entraría todos los meses.

Como último punto, y aunque parezca una utopía, los ingresos pasivos te pueden llegar a permitir vivir sin trabajar . Está claro que, aún si solo es con ingresos pasivos, este estilo de vida se consigue después de años y décadas trabajando en estos ingresos. Para llegar a este punto deberás de prestarle mucha atención en todo momento a tus ingresos y, sobre todo, gestionarlos de la mejor forma.

¿Cómo empezar a conseguir ingresos pasivos?

Una vez entiendes el concepto de este tipo de ingresos, seguramente querrás saber cómo te puedes beneficiar de ello y cómo puedes sacarles el mayor provecho. El primer paso es no confundir ingresos pasivos con no trabajar , ya que para que estos ingresos lleguen a fin de mes, hace falta mucho trabajo inicial.

Para que los ingresos pasivos lleguen a ser una realidad, es necesario cumplir dos requisitos: En primer lugar, crear un sistema y, en segundo lugar, que este sistema pueda gestionarse por sí solo de forma automática.

Te hemos dicho que el primer paso es crear un sistema, ¿y cómo lo creas? Parece natural pensar en Internet como el medio perfecto para crear tu nuevo negocio, ya que puedes hacerlo desde casa y puedes prescindir de gastos como el alquiler de un local y todos los gastos que vienen con ello (facturas, impuestos, personal, etc.). De todas formas, aunque parezca obvio, también es importante que seas capaz de ir más allá del mundo digital y pienses en formas o maneras de crear un sistema offline, o en el “mundo real”. ¡No descartes ninguna idea para conseguir ingresos pasivos! antes de valorarla y ver cómo podrías ponerla en marcha!

En este punto, es indispensable entender la diferencia entre un empleo extra y un sistema que genere ingresos pasivos. El primero sí es verdad que te genera ingresos extra, pero requiere de tu tiempo y dedicación. Por el contrario, un sistema está pensado y diseñado para que se pueda automatizar y se pueda gestionar por sí solo.

Una vez has encontrado la oportunidad y has creado un sistema que es viable, sostenible y que puede ser automatizado, el siguiente paso es dejar que la maquinaria funcione por sí sola. Esto, a efectos prácticos, es que tus márgenes sean lo suficientemente grandes para que tu sistema te dé beneficios y puedas tener a alguien o a una máquina que haga el trabajo por ti (automatización de tu sistema).

Como puedes ver, es posible crear un sistema que genere ingresos extra a fin de mes y que sea sostenible sin que requiera de ninguna acción activa por tu parte. Eso sí, si estás interesado en obtener ingresos pasivos, debes tener claro que es un proceso largo y que tiene sus riesgos. Es por esto por lo que te damos el consejo más importante: Cree en lo que haces y haz lo que te gusta o motiva. De esta forma, no sentirás que estás trabajando, sino que estás haciendo uno de tus hobbies favoritos y que, además, este te traerá un ingreso extra a fin de mes.

Compartir: