Camara profesional

Cómo convertirte en un fotógrafo profesional

Compartir:

Si quieres aprender a usar una cámara y convertirte en un experto en fotografía, no lo pienses más ¿Quieres saber cómo hacerlo?

 Eres de esas personas a las que les gusta guardar recuerdos. Quienes te conocen saben que salir contigo significa llenar el móvil de imágenes y que no hay día sin fotografía, pero ya estás cansado de quedarte sin luz, de fotos borrosas, de movimientos inesperados o calidad insuficiente. Te apetece avanzar y tienes ganas de aprender y mejorar tus habilidades como fotógrafo, pero para ello necesitas un buen equipo, materiales y conocimientos profesionales.

La expresión “trabajo de aficionado” es algo que solemos oír en cualquier ámbito y profesión, especialmente en el mundo de las artes. Este concepto nos hace creer que el trabajo de un aficionado es peor que la de un profesional ¡error! Si no te dedicas a la fotografía, pero es tu pasión, no creas que tu trabajo es peor, la única diferencia es que no te ganas la vida con ello. Pero si estás empezando y realmente quieres dedicarte a ello y perfeccionar tus habilidades, no dudes en seguir nuestros consejos.

Elementos esenciales para dedicarse a la fotografía

¿Qué puedes hacer para pasar de ser un snob a un experto? Para ello debes comprar el material y cursar talleres especializados que te den las claves del éxito, pero antes debes saber que el coste de todos los productos fotográficos no es precisamente barato.

Por eso, organiza un presupuesto acorde con los materiales que necesitarás si quieres convertirte en un fotógrafo profesional:

  • La cámara: Sin una cámara no harás nada, en esto seguramente no haya discrepancias. Indudablemente una buena cámara de fotos réflex marcará la diferencia y no estrictamente por la calidad de imagen. Existen grandes fotógrafos (aficionados y profesionales) que consiguen verdaderas maravillas con una cámara normal y corriente. La diferencia se encuentra en la comodidad y en la utilidad: con una cámara réflex de rango profesional podrás llegar a más funciones con un solo botón, en vez de meterte dentro del engorroso menú. Estas cámaras de rango profesional suponen un coste relativamente alto, pero si tu intención es dedicarte por completo a ello, seguramente lo amortices al poco tiempo. Con su cuerpo y objetivo el precio puede oscilar entre los 400€ y 2.000€ o más)
  • Objetivos: Como profesional es esencial diferenciar los objetivos y escoger los adecuados para cada momento. Los hay para retrato, para fotografía de deporte, para paisajes… Un objetivo puede durarte toda la vida. Piensa en lo que te quieres especializar y pronto encontrarás el objetivo indicado.
  • Accesorios y material de iluminación: Cajas de luz, reflectores, focos, kit de iluminación de interior, etc. No es necesario que cuentes con todo el material desde el principio. Con tiempo irás adquiriendo más necesidades y materiales. ¡No te agobies! Todo el material que necesites dependerá directamente de la fotografía en la que te especialices. Pero algo es seguro, un flash potente y un reflector serán los mejores aliados desde el primer día.
  • Una página web: Si te vas a dedicar a la fotografía profesional no puedes dejar a un lado la creación de tu web. Esta será tu ventana hacia el mundo, donde mostrarás tus mejores creaciones a tus futuros clientes. Si no sabes cómo crear tu página web, aquí te damos la clave para hacerlo.

Puede que la cámara más sencilla y cuyo uso se recomienda para principiantes es de aproximadamente 400€. Y las que se recomiendan para otros usos elevan sus precios notoriamente y suelen suponer gastos extra mucho más costosos, pero antes de invertir en ellas es mejor que te apuntes a formaciones y saber realmente si lo que quieres es continuar por este camino.

Puede que domines la técnica de la fotografía a la perfección y tengas un portfolio increíble con fotografías maravillosas, pero un estudio académico nunca viene mal para absorber nuevos conocimientos fotográficos. No solo aprenderás la técnica, temas de composición, retoque y edición fotográfica, también conocerás la dinámica del mundillo y podrás hacer nuevos contactos que ayudarán a impulsarte.

Un curso de fotografía online te permite mayor ahorro

Los cursos y talleres de fotografía incluyen diferentes niveles. Puedes apuntarte tanto a iniciación para partir de cero como a formaciones de profesionales y de autor. En todos adquirirás nuevas habilidades en un contexto que está en permanente cambio y aprenderás cuál es el ámbito en el que te sientes más cómodo, así como diversas temáticas de postproducción, iluminación o fotografía analógica.

Además, lo bueno de estar en continuo aprendizaje es que puedes descubrir ámbitos nuevos de trabajo que jamás pensabas que te gustarían. Quién sabe si te gusta la fotografía de boda, de paisajes, de retratos, de arquitectura o de producto. ¡Todo es probar y encontrar tu lugar!

Según la escuela, el instituto o el profesor particular que elijas, puedes seleccionar un programa a tu medida. Hay clases de fin de semana, otras de duración trimestral y también cursos intensivos. Tú eliges cómo y dónde. También, según tus horarios, puedes elegir una modalidad online, una presencial o una que combine ambas. La primera opción es más barata pero las otras dos te permiten adquirir un abanico de conocimientos más amplio y completo ya que si te surgen dudas puedes solucionarlas en el momento con el profesor.

La fotografía puede convertirse en tu profesión

Nunca se sabe. Puede que incluso te guste la fotografía como profesión y quieras convertir tu hobbie en un estilo de vida. ¡Y no es mala idea! ¿Sabías que el 67% de las personas afirman retener mejor una presentación que tiene contenido visual que una que carece de ella? Las imágenes cada vez tienen más valor y es una profesión con muchas salidas profesionales y futuro. No es de extrañar porque el 70% de los receptores sensoriales están en los ojos y las personas tardamos tan sólo 0,01 segundos en obtener la información de una imagen.

Pero ¿qué significa para ti la fotografía? Ese es el primer punto que debes tener en cuenta antes de continuar con el proceso. Hay personas que usan su cámara y enfocan como método de expresión y transmisión, otros para capturar la belleza y muchos lo hacen para guardar recuerdos irrepetibles. ¿Te sientes identificado? Pues es el momento de luchar por tus sueños y convertirte en fotógrafo.

Puede que hasta ahora no lo hayas hecho porque te faltaba un empujón o dinero, pero no dejes que esto sea un problema. Los planes cuanto menos se piensan, mejor.

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: