Cómo ahorrar mes a mes

Cómo puedes ahorrar mes a mes

Compartir:

Cada mes que recibes el pago mensual de la nómina ¿decides ahorrar? Si eres de los que constantemente desean reducir los gastos mensuales  y hacer que el salario te alcance para utilizarlo cuando sea necesario, te contamos simples pasos a seguir para que puedas ahorrar dinero.

Las salidas nocturnas, comer en restaurantes, comprar ropa o planear tus próximas vacaciones, implican un aumento de los gastos a fin de mes. Al no darnos cuenta y pensar solo en el disfrute, provoca que nuestra cuenta de ahorro disminuya. Si tienes un plan específico o simplemente deseas poder “hacer un colchón” en tu cuenta bancaria, te aconsejaremos las posibilidades para que utilices tu dinero de forma productiva.

En este caso, cada céntimo cuenta. Los datos indican que si a largo plazo ahorramos 1€ cada día, en 20 años puedes acumular más de 12.000€. Esto sería un gran aporte a nuestra caja de ahorro, permitiéndonos contar en cualquier momento con dicho dinero y, en consecuencia, un favor a nuestras finanzas personales.

Por lo tanto, en este artículo vamos a definir un plan de acción para mejorar tu economía mensual y poder canalizar las prioridades diarias para que una vez saldes tus gastos mensuales, puedas ahorrar e invertir en tu futuro.

¿Qué acciones de tu vida debes cambiar para poder ahorrar mes a mes?

En primer lugar, es necesario definir los gastos diarios que debes pagar sí o sí. Realizar una lista en la que se enumere las prioridades te permitirán tener mayor control y organización de los gastos. Por ejemplo, en un cuadro enumera los servicios básicos: alquiler, electricidad, agua, gas, comida, internet, salud, educación, etc. Al restar cada una de estas facturas con el ingreso mensual, podrás tener una cantidad más o menos establecida a pagar, el resto será la cantidad con la que contarás para otros gastos.

Una vez hayas pagado todos los gastos fijos del mes, podrás definir una cifra de gastos “extra”, la cual te permitirá aprovechar para caprichos que te quieras dar o salidas con los amigos. Así serás  consciente del total de tus ingresos, tus facturas y tus gastos extras, haciendo una estimación de cuánto te podrá sobrar una vez cancelado todas las deudas pendientes.

El segundo paso que puedes establecerte para buscar un bienestar económico a largo plazo es definir los planes en los que puedas ahorrar. Cuando te invitan a una salida entre amigos, una cena o por una ocasión esporádica, debes estar seguro del gasto que conllevará y si entra dentro de la categoría de “extras”. Si haces una reestructuración de tus salidas, a comer solo o por invitaciones, dándole prioridad a aquellas en las que realmente disfrutarás y compartirás con conocidos, te permitirá reducir mucho tus gastos y verás la diferencia. No se trata de cancelar todas las invitaciones y encerrarte en casa para evitar derrochar dinero, pero si haces un pequeño ajuste evitando salir todos los días a cenar, hacer compras compulsivas, y a su vez, aceptar todos los planes de tus amigos, el ingreso mensual establecido podrá rendirte para tener la posibilidad de ahorrar.

Una tercera acción que puedes comenzar a implementar es preparar tus propias comidas y meriendas. Está claro que con el poco tiempo que contamos a lo largo de la semana, no nos dé el día para llegar a casa y preparar la cena y la comida del día siguiente. Para que tu método de ahorro funcione, puedes establecer un día a la semana para realizar tu plan de alimentación, así evitarás perjudicar tu bolsillo y tu salud. Así mismo, llevar contigo un pequeño snack o una porción de fruta cuando sales de casa reducirá el incremento de los gastos. Se plantea que los pequeños gastos continuos, que no pasen de 3€, son los que harán un desbalance a fin de mes de tu presupuesto.

Los pequeños gastos continuos, que no pasen de 3€, son los gastos que harán un desbalance de tu presupuesto a fin de mes

 ¿Qué estás haciendo que fallas en tu intento de ahorrar mes a mes?

  • Sin darnos cuenta, comprarte un café diariamente implica un gran gasto a largo plazo. Una solución es disminuir su cantidad o realizar el café desde casa.
  • Cuando te dispones a comprar un plan para tu móvil o un pack de internet, deseamos adquirir el primero que nos ofrecen con todo incluido. Es recomendable pensar qué servicio necesitas y cuál tarifa puedes costearte.
  • Si tienes coche, es probable que uno de tus mayores gastos sea la gasolina. Si eres de los que ingresa en cualquier gasolinera para surtir tu vehículo, podrás estar incrementado innecesariamente tus gastos. Hoy en día existen web y blogs que te permiten comparar el precio entre gasolineras por la zona, y así conocer la diferencia por litro de cada una para facilitar nuestro proceso de ahorro.
  • Entrar en una tienda de ropa y comprar la primera prenda que te guste, así este en oferta o con un buen precio, claramente va a desequilibrar tu cuenta bancaria a fin de mes. Si necesitas renovar tu outfit o deseas comprarte algo nuevo, compara precios en diferentes tiendas y también de forma online, ya que siempre puedes aprovechar buenos descuentos por una misma pieza o parecida.

Si no lo sabías, estos tipos de gastos son conocidos como ‘‘gastos hormiga’’ ya que, aunque sean pequeños, la unión de muchas de ellas puede incrementar significativamente el daño. Para evitar que este tipo de gastos sigan afectando tus finanzas personales, no te puedes perder todos nuestros consejos para evitar los gastos hormiga.

Proponte metas cortas y podrás ver la diferencia hacia tu plan de ahorro.

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: