Rentabilidad cuenta de ahorro

Cómo sacarle máximo beneficio a tu cuenta de ahorro

Compartir:

Disponer de una cuenta de ahorro es muy recomendable para tu bolsillo. Se trata de una clase de depósito que te aporta rentabilidad a partir de los intereses generados por tus ahorros. Si no tienes ninguna inversión a la vista, este recurso es una de las mejores vías para ayudarte a evitar la depreciación de tu dinero.

Una de las características de las cuentas de ahorro es que su rentabilidad está relacionada con la duración del depósito. Aunque existen diversas fórmulas para calcular el retorno: anual, trimestral, mensual, en relación a la periodicidad de la remuneración, etcétera.

Dada su versatilidad, es muy común que los gestores bancarios recomienden abrir una cuenta de este tipo para salvaguardar el dinero de sus clientes, que podrán retirarlo en cualquier momento.

Una cuenta de ahorro es una clase de depósito que te aporta rentabilidad a partir de los intereses generados por tus ahorros

Principales beneficios de disponer de una cuenta de ahorro

Existen muchas ventajas asociadas a la apertura de una cuenta de ahorro. A continuación, vamos a desglosar los beneficios más destacados.

Te pagan por guardar tu dinero

O lo que es lo mismo, generas rentabilidad a partir de tus ahorros. Esta es la vía más recomendada para gestionar el ahorro cotidiano y, a diferencia de otra clase de depósito como son los planes de pensiones, ofrece más flexibilidad para disponer de nuevo del dinero.

Es una forma mucho más rentable de acumular capital que la tradicional hucha.

Acceso garantizado e inmediato a tu cuenta

Si te surge una emergencia o, simplemente, tienes un mejor destino para el dinero acumulado en tu cuenta de ahorro, siempre puedes retirarlo en un plazo breve de tiempo (que no suele exceder las 24 horas en la mayor parte de bancos). ¿Tienes otra cuenta con la misma entidad, como una cuenta corriente? Entonces no tendrás ni que acercarte a retirar físicamente el dinero, sino que podrás transferirlo de la cuenta de ahorro a la cuenta corriente vía online o solicitar dicha actuación directamente a tu gestor.

Tu dinero está seguro

Guardar el dinero en el banco siempre es más conveniente que tenerlo en casa o en las instalaciones de tu negocio. Al margen de la rentabilidad conseguida, la fiabilidad de hacer un depósito en una entidad reputada es mucho mayor que optar por otras vías, entre ellas hacerse cargo uno mismo de la protección del efectivo. Y no solo ante el riesgo de robo, sino en caso de incendio, inundación y un largo etcétera de circunstancias inesperadas.

Facilidad de gestión

En estos días resulta muy sencillo supervisar esta clase de cuentas, ya que la mayor parte de bancos permiten tanto la consulta como la realización de depósitos a través de Internet. Por otra parte, podrás mantener separado tu dinero destinado al ahorro de aquellos fondos que requieres para el día a día, y que suelen estar asociados a una cuenta corriente.

Y gracias a la aplicación de turno o accediendo a la plataforma de tu banco podrás monitorizar el estado de tu cuenta, su saldo y planificar las próximas retiradas o ingresos. ¿Puede haber algo más sencillo? Sí, su apertura.

Apertura fácil

Como te comentábamos, es muy fácil abrir una cuenta de ahorro, especialmente si ya trabajas con algún banco que oferta esta clase de productos. Quizás lo verdaderamente difícil sea comparar las diferentes condiciones que ofrecen las entidades bancarias y elegir la más adecuada. Un consejo: trabajar con un gran banco siempre te permite disfrutar de una configuración razonable y una relación ajustada entre rentabilidad y seguridad.

Cómo sacarle el máximo partido a tu cuenta de ahorro

Ahora vamos a darte algunos consejos para aprovechar al máximo tu cuenta de ahorro. Si nunca has mantenido una te serán especialmente útiles, ya que disponer de ella requiere de cierta capacidad para administrarse.

El truco para ahorrar es no emocionarse demasiado con el ahorro

Ahorrar está bien, y si tienes la capacidad de hacerlo o tu economía te lo permite en un determinado momento, es la mejor forma de asegurar tu futuro. Pero vivimos en el presente, y no debes motivar una infracobertura en el dinero del que dispones para vivir. Lo mejor es hacer cuentas y destinar un porcentaje fijo del dinero mensual al ahorro; siempre de forma razonable. Por ejemplo, si la renta supone un 40 % de tus ingresos mensuales y dedicas otro 30 % a gastos varios, no es muy recomendable traspasar el otro 30 % restante a la cuenta de ahorro, sino más bien una fracción de este excedente.

La idea que reside detrás de este planteamiento es evitar que vacíes el saldo de tu cuenta de ahorro cada vez que se presenta una pequeña emergencia o que un mes hayas gastado más de lo debido.

Separa tus ahorros

Tener varios fondos es una excelente vía para evitar tocar los ahorros a largo plazo. No siempre pensamos en lo que haremos con nuestro dinero dentro de 10 años: lo lógico es darle una aplicación mucho más temprana. Por ello, disponer de una hucha para las vacaciones, otra para los campamentos de verano y una cuenta corriente para depositar lo que sobra es perfectamente compatible (y muy recomendable).

Establece metas

Pequeñas o grandes, da igual: ponerte un objetivo de ahorro te ayudará a tomarte en serio el saldo de este depósito complementario. Incluso puedes verlo como un reto; el caso es que encuentres una motivación para continuar incrementando tus ahorros. Puedes establecer una meta mensual de ahorro, o quizás trimestral.

Renegocia tus condiciones

Algunas cuentas de ahorro tienen comisiones asociadas al mantenimiento de la cuenta o de la tarjeta que suelen aportar de forma conjunta con la cuenta. Si tienes una buena relación con tu banco y ya has confiado en ellos para contratar otros productos, es posible que puedas eliminar estos conceptos.

En conclusión, una cuenta de ahorro es un tipo de depósito flexible ideal para conseguir rentabilidad sin riesgo. Y, al contrario de lo que sucede en ámbitos más volátiles, contar con un fondo remunerado y estable te permitirá un retorno sostenido que se incrementará a medida que lo hace tu capacidad de ahorro.

 

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: