Salud bucal, consejos

Consejos para cuidar tu salud bucal

Compartir:

La salud bucal es uno de los aspectos que más debemos cuidar. No sólo a nivel estético, sino también a nivel psicológico. El estado de nuestra boca nos afecta notablemente en nuestra calidad de vida y, por eso, mantenerla sana es uno de los propósitos que debemos incluir en nuestra lista de cuidados.

Seguramente recuerdes las veces que tus padres te insistían en lavarte los dientes dos veces al día o en la importancia de lavarlos durante dos minutos. Lo que parecía una manía de tus padres, de mayor te has dado cuenta de que estaban en lo cierto y que tal vez podrías haberte ahorrado visitas al dentista.

Dicen que tener una sonrisa saludable es equivalente a llevar una vida saludable y para ello es necesario entender las razones por las que cuidarla es tan importante. La dentadura cumple una función primordial en nuestro sistema digestivo y por eso, la digestión de los alimentos que digerimos comienza en la boca porque con la dentadura trituramos la comida. Esa es la razón principal por la que, sin unos buenos dientes, nuestra digestión se verá alterada.

Pero no sólo ese será el problema, sino que de una mala gestión bucal pueden surgir problemas dentales muy graves que originan peligrosas enfermedades periodontales y que pueden desembocar en la pérdida de dientes. De hecho, la OMS estima que estas enfermedades “afectan a un 15%-20% de los adultos de edad media (35-44 años)”.

Por eso debes de cuidar tu dentadura y evitar caer en enfermedades tan comunes como las caries, la gingivitis, la halitosis, la periodontitis o el cáncer bucal o incluso, en otras que pasan más desapercibidas, pero surgen por cualquier pequeño descuido afectando a la mordida. Afortunadamente la población valora cada vez más su salud e invierte su dinero en tratamientos dentales, pero no todos pueden acceder a estos cuidados ya que el acceso a la salud bucal es muy costoso.

Cómo cuidar tu salud bucal

Hay actitudes que puedes seguir sin ninguna complicación y evitar así tantas visitas al dentista. ¡Ojo! No te olvides de que las revisiones deben de ser anuales, de esta forma profundizarás en la limpieza y evitarás desarrollar problemas bucales. La limpieza dental debe ser frecuente, en tu día a día hay muchas medidas que pueden ayudarte:

  1. Cepillar los dientes al menos 2 veces al día: Cada vez que comes pones en peligro tu boca. Por eso debes intentar dejarla lo más limpia posible en cada lavado. El cepillado te ayudará a eliminar la placa (recubrimiento del diente que puede causar la caries). Asegúrate de que el cepillo llegue a toda la superficie del diente y no te olvides de cepillar la lengua, ya que en ella se acumulan muchas bacterias. Dicen que lo mejor es lavarse los dientes dos veces al día, pero si son tres, ¡mejor que mejor!
  2. Usa hilo dental: Aunque no le solemos dar la importancia que realmente tiene, el hilo dental previene la acumulación de placa entre los dientes. En resumen, con el hilo dental llegarás allí donde el cepillo no llega. Si te parece tedioso pasar el hilo dental diente a diente, ¡no sufras más! Los irrigadores bucales son la solución más rápida y cómoda para eliminar la placa acumulada entre los dientes.
  3. Usa el enjuague bucal: Los dentistas recomiendan usar un enjuague bucal para complementar el cepillado y el hilo dental. El enjuague antiséptico sirve para mejorar la salud de las encías mientras que el enjuague con flúor se usa para fortalecer y proteger los dientes.
  4. Limpiezas y revisiones anuales: Una pronta solución puede prevenir muchos males. Por eso, asistir ocasionalmente al dentista y hacerse una limpieza debe ser prioritario en tu agenda.
  5. Cuida la alimentación: Existen alimentos que son muy perjudiciales para nuestra dentadura. El azúcar es un gran enemigo nuestro pero gran aliado de las caries. Ciertos alimentos y bebidas tienden a dañar el esmalte y teñir los dientes. Intenta evitarlos.

Pero sabemos que a pesar de que hay muchas medidas preventivas que ayudan a evitar estos problemas, en ocasiones es inevitable que aparezcan malestares, dolores o, incluso, problemas estéticos.

Por eso muchas personas como tu recurren a la ortodoncia, una de las soluciones más eficaces para prevenir, localizar y mejorar los problemas de posición dental y así mantener una boca correctamente ordenada y sana.

¿Cuánto te puede costar una ortodoncia?

Uno de los obstáculos con el que te encontrarás a la hora de querer comenzar el tratamiento para tu ortodoncia, es el dinero.

Según la complejidad y la duración de cada caso los precios se pueden incrementar notablemente. La preparación de la boca suele ser entre 700€ y 1.500€. Luego, la elección del tipo de ortodoncia es otra de las decisiones a tener en cuenta según el presupuesto del que se disponga.

Los brackets metálicos convencionales suelen tener un coste desde 1200€ hasta 2500€ y los metálicos de autoligado, entre 1800€ y 4000€. Si se prefiere optar por un tratamiento estético el coste se incrementa entre 400€ y 800€ más y, con el sistema de brackets invisibles, el precio rondaría los 3.500€ y 5.500€.

¿Asustan esos precios? Y no es para menos, un coste así puede suponer un problema para la economía familiar, pero invertir en tu salud bucal y en la de toda tu familia es, sin duda, algo crucial. Para poder hacer frente a este gasto tienes a tu disposición préstamos personales de hasta 6.000 euros. Gracias a ellos podrás financiar el coste de tus tratamientos contratando un seguro dental médico o te servirán para pagar tus tratamientos bucales.

Así, cuidar tu salud dejará de ser un propósito y se convertirá en realidad por lo que, en lugar de hablar en futuro, hablarás en futuro próximo y podrás afirmar que “vas a cuidar tu dentadura”.

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: