Invertir en bienes raices

Inversiones en bienes raíces ¿Qué son?

Compartir:

Invertir siempre requiere de un tiempo de consideración y evaluación de los riesgos. Te contamos por qué las inversiones en bienes raíces pueden ser una buena idea.

Realizar una inversión es un movimiento económico que puede parecer sencillo, pero en la práctica implica una gran responsabilidad. A veces el miedo nos lleva a guardar nuestros ahorros en cuentas que no nos producen ningún rendimiento y nos producen un coste de oportunidad. Pensamos que al guardar el dinero no estaremos sufriendo ninguna pérdida, pero debemos tener en cuenta la inflación. Es decir, la pérdida de valor que sufre nuestro dinero con el paso del tiempo. Por eso mantener guardado nuestro dinero a medio y largo plazo también nos produce pérdidas.

Podemos llegar a pensar que para realizar una inversión tenemos que ser unos expertos en finanzas, pero no es cierto. De hecho, invertir no es solo para las grandes fortunas también puede ser muy buena opción para aquellos que dispongan de unos pequeños ahorros.

¿Qué son los bienes raíces?

Los bienes raíces son todas esas propiedades físicas unidas al suelo, o sobre el mismo, como podría ser un pozo, de manera inseparable tanto física como legalmente. Estos bienes suelen llamarse inmuebles o en inglés ‘real estate’. Podemos dividirlos en tres clases según el uso que se le proporcione. Los bienes residenciales serían los terrenos sin desarrollar además de casas o fincas. Los bienes comerciales como oficinas, almacenes, tiendas o cualquier otro en el que se realice una actividad comercial. Y, por último, los bienes industriales como granjas, fábricas o minas.

Por otro lado, según su origen podemos dividir los bienes inmuebles en cuatro categorías que recoge el artículo 334 del Código Civil. Estas se puedes resumir de la siguiente manera:

  • Por naturaleza, es considerado el inmueble más legítimo y el primero que se recoge en nuestro código civil. Aquí se incluyen las tierras, pero también las minas, canteras y las aguas vivas o estancadas.
  • Por incorporación, además del suelo se consideran bienes raíces todos los que se adhieran a aquél. Entendemos como bienes adheridos los edificios, carreteras, los árboles y cualquier otro elemento dentro de la propiedad.
  • Por destino, son considerados aquellos muebles que por naturaleza pertenecen al dueño de un inmueble pero que, por ser necesarios para su uso o accesorios de este, se consideran inmuebles. Estos se subdividen en cuatro clases: agrícola, comercial, industrial y civil. Un ejemplo de este tipo de inmuebles sería la maquinaria que se utiliza para explotar una plantación de trigo.
  • Por analogía, en este caso se incluyen las concesiones administrativas de obras públicas, las servidumbres y demás derechos reales sobre bienes inmuebles. Un ejemplo muy común que se incluye en esta categoría son las hipotecas.

Los bienes raíces tienen muchas posibilidades a la hora de recuperar tu inversión o incluso incrementarla. Ya que se pueden rentar, restaurar para vender o incluso esperar a que su valor aumente con el paso del tiempo.

¿Por qué invertir en bienes raíces?

Ninguna inversión es completamente segura, pero entre los distintos tipos de inversiones que puedes realizar, los bienes raíces probablemente sean la que mejor riesgo conlleven. A continuación, te damos 4 razones por las que invertir en bienes raíces.

  • Los bienes raíces una vez los hayas adquirido pasan a ser de tu propiedad por completo. Las propiedades pueden heredarse lo que significa que adquiriendo un inmueble estarás aumentando no solo tu patrimonio si no también el de tu familia.
  • Una inversión en inmuebles es relativamente sencilla incluso para alguien que no se dedique al mundo inmobiliario, o no cuente con el apoyo de un asesor inmobiliario. Además, es una de las inversiones más seguras ya que no se realizan traspasos de negocios ni inversiones bancarias de alto riesgo.
  • Los inmuebles generan la llamada plusvalía inmobiliaria. Esto significa que el precio que pagaste por él será menor que el precio que tendrá cuando lo vendas, si es que quieres hacerlo. Esta plusvalía depende de distintos factores como el vecindario, las instalaciones de servicios de las que disponga la zona o la comunicación con líneas de trasporte público. Algunos de estos factores no pueden conocerse con anterioridad a la compra, pero muchos otros sí. Por eso sería muy recomendable hacer un pequeño estudio de la zona y alrededores antes de comprar el inmueble.
  • Un buen plan de negocio tras adquirir un inmueble es el arrendamiento. Las rentas mensuales son un ingreso estable que te proporcionará estabilidad financiera. A medio plazo estas rentas cubrirían la inversión inicial y llegarás a obtener beneficios.

Si te decides a realizar este o algún otro tipo de inversión te aconsejamos que antes consultes tus dudas y opciones con un asesor financiero. Ya seas dueño de un gran patrimonio, estés pensando en comenzar a formarlo o simplemente tengas dudas sobre tus finanzas, esta figura te será de gran ayuda.

 

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: