Invertir en casa

¿Qué tan rentable es invertir en vivienda?

Compartir:

¿Estás pensando en invertir tu dinero en comprar una casa? ¿Es mejor alquilarla o vivir en ella y venderla cuando se revalorice? ¿Qué opciones tienes?

Cuando hablamos de grandes planes de vida, el comprar una casa entra en los de probablemente cualquier persona una vez cumplidos, por lo menos, los 30 años. El tener un bien de las dimensiones de una casa es sinónimo de seguridad, de estabilidad, y es también una fuente de ingresos pasivos en potencia. Hablamos de una vivienda como una forma de generar ingresos, ya que tienes varias opciones con ella, desde alquilarla hasta venderla. ¡Te contamos todas las opciones que tienes para invertir en vivienda o bienes raíces!

Para conocer todas las opciones que tienes de sacarle rentabilidad a una vivienda hay que entender el contexto en el que nos enmarcamos actualmente. Después de la última crisis que estalló en 2008 y de la que, según datos oficiales, España empezó a salir en el 2014, la vivienda sigue siendo importante e indispensable para el crecimiento económico del país. De hecho, la reactivación del mercado inmobiliario ha vuelto a poner la vivienda en el mapa y como una buena opción de inversión.

Es decir, el inversor español, aunque cauteloso y cuidadoso, vuelve a confiar en invertir en vivienda y la tendencia es la de comprar para posteriormente alquilar, aunque existen casos de inversores que compran para volver a venderla o reformarla. Lo que es cierto es que cada caso es diferente y depende de cada inversor y su situación. No obstante, te contamos todas las posibilidades que tienes de invertir en vivienda.

Invertir en vivienda para alquilarla

Como ya te lo hemos mencionado, uno de los principales objetivos, sino el principal, de invertir en vivienda, es el de alquilarla posteriormente. Si tu caso es este, piensa que obtendrás unos ingresos mensuales fijos a lo largo del año o, dependiendo de la modalidad, obtendrás ingresos durante los meses vacacionales y de mayor flujo de personas, como el verano, pero no durante el resto del año.

Si llevas un tiempo ahorrando y actualmente te planteas la posibilidad de invertir en vivienda con el fin de alquilarla y poder empezar a recibir ingresos pasivos, es importante que conozcas diferentes aspectos a tener en cuenta antes de tomar la decisión y de comprarla.

En primer lugar, deberás de conocer el capital del que dispones y del que necesitas para llevar a cabo esta inversión

Este presupuesto te ayudará a decidir dónde comprar la vivienda, los metros cuadrados a los que puedes optar, a calcular tu hipoteca, etc.

Comprar una vivienda, aunque sea para alquilarla a terceras personas, es una decisión personal y trascendental para cualquier persona, por lo que no podemos dejar de lado la importancia de hacer esta inversión según tus gustos y preferencias. Antes de comprar esta vivienda deberás de pensar en dónde te gustaría que estuviera. Deberás de valorar a qué tipo de persona quieres alquilarle tu vivienda (no es lo mismo vivir en el centro que en la periferia y tampoco es el mismo perfil de inquilino el que te encontrarás en cada sitio) y pensar en dónde te gustaría a ti vivir en un futuro y en caso de dejar de alquilar tu vivienda para irte tú a vivir en ella.

Invertir en vivienda para vender

Si a diferencia de invertir en vivienda para alquilar, decides comprar una vivienda con el fin de venderla, es importante que conozcas qué consecuencias tiene y cuáles son los principales factores para tener en cuenta antes de realizar la inversión.

Si es verdad que comprar una casa tiene la principal ventaja de que cuentas con un bien inmueble a tu nombre, con un alto valor económico y del que dispones para vivir en él, para alquilarlo o para venderlo a otra persona, corres el principal riesgo de no saber si la podrás vender por debajo de los precios del mercado y si la venta te puede salir rentable o no.

Por el otro lado, otra de las ventajas de comprar una vivienda para venderla posteriormente es la posibilidad de un riesgo financiero menor si la vendes al mayor precio y la posibilidad de recibir de una forma inmediata un gran beneficio.

Al elegir esta modalidad de inversión en vivienda, deberás de valorar otros aspectos, como el precio, que quizás es el más importante, ya que esto afectará a la vivienda en el futuro y su posible revalorización. De igual forma tendrás que considerar otros aspectos como si la vivienda a comprar es nueva o de segunda mano, ya que, si es de segunda mano, deberás de pagar el Impuesto de Transmisiones o IPT, que varía entre comunidades y ronda entre el 6 y el 11% del precio del bien inmueble. Adicionalmente, hay que tener en cuenta todos los gastos que vienen con la compra de la vivienda, entre los que destacamos los altos gastos del notario.

Invertir en vivienda: ¿mejor pisos o casas?

Seguramente esta pregunta esté rondando tu cabeza si estás valorando la opción de invertir en vivienda. No hay una única respuesta y es más complejo de lo que parece. Dependiendo de lo que quieras hacer con esta vivienda deberás escoger una u otra cosa.

Por ejemplo, si estamos hablando de adquirir una vivienda en el centro de una ciudad, quizás lo suyo sea un piso, por su localización y las facilidades que te ofrece al estar ubicada ahí. Si, por el contrario, buscas una vivienda pensada para una familia y con otras facilidades y prestaciones, como puede ser más espacio para agrandar la familia o para coches, una piscina, jardín, etc., tal vez la mejor decisión sea una casa.

Como último punto, pero no menos importante, y si llevas tiempo queriendo invertir en vivienda y crees que ha llegado el momento, deberás de considerar la rentabilidad de la vivienda. Para calcular la rentabilidad deberás de sumar al precio de compra los impuestos que has tenido que pagar, todos los gastos de operación y la cantidad de dinero que te ha costado arreglar la vivienda y prepararla para entrar a vivir en ella, como son reformas, compra de electrodomésticos y muebles, etc. En base a estos cálculos podrás calcular la rentabilidad de tu nueva vivienda y podrás tomar mejor una decisión.

 

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: