Viaje todo incluído

Qué ventajas te ofrecen los viajes “todo incluido”

Compartir:

Si estás en plena organización de tus próximas vacaciones, y estás valorando la opción del “todo incluido ”, te contamos todas las ventajas y desventajas de este tipo de paquetes para que tomes la mejor decisión.

¿A quién no le gustan unas vacaciones? ¿A quién no le gusta saber que tiene derecho a comida, bebida y actividades ilimitadas mientras disfruta de unos días libres? Los hoteles y resorts con la opción del “todo incluido” son muy populares alrededor del mundo, y no es de extrañarse. Con esta opción te puedes despreocupar completamente de cocinar, buscar un restaurante o un bar en cada tiempo de comida, e incluso de tener que gastar dinero todos los días en alimentación. Con este tipo de paquete, tu única preocupación será elegir qué comer entre toda la variedad que estos sitios te ofrecen.

Con un viaje «todo incluido» podrás despreocuparte de cocinar, buscar restaurantes e incluso de tener gastos diarios en alimentación.

Cuidado, que, aunque a priori esta parezca como la mejor opción para tus próximas vacaciones y te ofrezca diferentes ventajas, también trae consigo una serie de desventajas. A continuación te dejamos ambas caras de la moneda para que elijas la que mejor se adapta a tu gusto y tus necesidades.

Ventajas de los viajes “todo incluido”

Dentro de los viajes con opción de “todo incluido” puedes encontrar muchos sitios que te incluyen, además de comida y bebidas ilimitadas, el billete aéreo, servicio de bar, actividades recreativas, traslados, entre otros productos y servicios. Las siguientes son algunas de las ventajas de este tipo de paquetes vacacionales.

  1. Ahorro: Tus vacaciones serán más económicas simplemente por el ahorro que supone contratar un único paquete en el que se incluyan todos, o varios servicios. Sin este tipo de paquetes, tus vacaciones tendrían un coste más elevado, ya que tendrías que contratar o comprar estos productos y servicios individualmente.
  2. Coste exacto de tu viaje: Los paquetes del “todo incluido” te permiten llegar a tu destino sabiendo exactamente lo que vas a gastar y cuánto te va a suponer tu viaje. Sabiendo todo lo que te incluye este paquete, podrás olvidarte de gastar de más y podrás destinar parte de tu presupuesto para otras cosas que te apetezcan, como ir de compras, o tener un pequeño colchón en caso de cualquier emergencia.
  3. Seguridad y garantía en las instalaciones: Otra de las ventajas de este tipo de paquetes es que puedes tener la garantía de que todos los servicios que se incluyan están bajo el paraguas de la marca del hotel o resort en el que te vayas a hospedar. Esto cobra importancia sobre todo cuando tus vacaciones son en un país al que nunca has ido y del que no conoces prácticamente nada, ya que evitas tener que salir del hotel para buscar restaurantes o supermercados para comprar comida, y tienes la seguridad de mantenerte dentro de las instalaciones del hotel. De igual forma, las cadenas hoteleras que cuentan con este tipo de paquetes vacacionales cuentan con amplias áreas recreativas y deportivas, normalmente en primera línea de playa, por lo que también te evitas tener que buscar instalaciones ajenas al hotel para realizar actividades de ocio y entretenimiento.
  4. Perfecto para los niños y las familias: Si viajas en familia con niños, esta puede ser una buena opción para despreocuparte de muchas cosas, entre las que destacamos el decidir qué quiere comer cada persona y si se encuentra todo en el mismo restaurante o no. Estos paquetes también ofrecen diferentes actividades de ocio, como clases de baile o juegos, de los que podéis disfrutar toda la familia y sin ningún coste adicional. Incluso hay hoteles y resorts que ofrecen la opción de guardería dentro de sus instalaciones y donde, si quieres hacer otra actividad, podrás dejar a tus hijos un momento sin preocupación.

Desventajas de los viajes “todo incluido”

A continuación, te desvelamos las desventajas que vienen con los viajes “todo incluido”:

  1. Poca espontaneidad: Si eres más aventurero y te gusta improvisar, quizás los paquetes donde todo está incluido no sea tu mejor opción. Estos paquetes están pensados para que vayas al hotel o resort y tengas todo dentro de las mismas instalaciones. Este tipo de vacaciones están organizadas hasta el último detalle y dejan muy poco margen de improvisación.
  2. Poco turismo: En esta misma línea, los viajes “todo incluido” están pensados para que no salgas del hotel o resort y aproveches al máximo sus servicios e instalaciones. De igual forma, estos hoteles suelen estar alejados de los pueblos o ciudades, por lo que, te será más complicado encontrar el momento y la forma de salir del hotel y hacer turismo. Normalmente, estos hoteles y resorts sí ofrecen tours, pero se encuentran fuera del paquete todo incluido y tienen un coste adicional.
  3. Calidad de los servicios: Dependiendo del hotel, los servicios que este ofrezca, y lo que te cueste el paquete en el que se incluye todo, la calidad será mejor o peor. Si te gusta viajar cómodamente, tienes un presupuesto ajustado y no te preocupa mucho la calidad de las habitaciones y la comida, esta puede ser una gran opción. Si, por el contrario, estás acostumbrado a viajar con un presupuesto mayor y das prioridad a la comodidad y la calidad, quizás este paquete no sea lo que estás buscando. Todo dependerá de lo que estás buscando y lo que estés dispuesto a pagar.

Una vez valores tanto las ventajas como las desventajas de los paquetes “todo incluidos” que tienes a tu disposición, es importante que tomes una decisión basándote en lo que realmente te gustaría hacer en tus vacaciones. Con tiempo y una buena organización, podrás reservar un paquete todo incluido con el que podrás disfrutar de todo lo que tu hotel tiene para ofrecer y dejar tiempo para visitar otros sitios en tu destino. ¡Recuerda que unas vacaciones son para disfrutar!

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: