Aislar casa del frío

Cómo aislar correctamente tu casa del frío

Compartir:

Aunque los días más duros de frío llegan a su fin, nunca está de más saber cómo poder aislar tu casa correctamente del frío. ¡Te contamos cómo hacerlo de una forma fácil y efectiva!

¿Qué es peor que no estar preparado para el frío? ¡Sufrirlo en la calle e incluso dentro de casa! Considerando que es en casa donde empezamos y terminamos nuestro día, es indispensable que la mantengamos lo mejor aislada posible para no pasar frío, estar cómodos en casa y ahorrar en las facturas de electricidad. A continuación, te damos las claves para que puedas mantener tu casa segura de la lluvia y el frío excesivo.

Importancia de aislar tu casa del frío

Nuestro hogar es nuestro refugio, y sea en el frío más gélido o el calor más intenso, es sumamente importante que podamos estar a gusto en nuestra casa en todo momento. Adicionalmente, la importancia de aislar correctamente tu casa del frío radica en el ahorro en las facturas de electricidad. Cuando una casa no está bien aislada, se necesita de más tiempo y una temperatura más alta en la calefacción para mantenerla a la temperatura deseada. Si lo que queremos es aislarla del calor, también se necesitará de más tiempo y más potencia en el aire acondicionado o el ventilador. Todo esto se traduce a un gasto mayor y esfuerzos muchas veces inútiles por encontrarnos bien en nuestra propia casa.

Aísla tu casa del frío: Acondicionamiento térmico pasivo

Cuando hablamos de un correcto aislamiento de tu casa y de ahorrar en energía, es importante que te hablemos del término acondicionamiento término pasivo. Aunque su nombre pueda despistar, no se trata de un concepto nuevo o moderno, sino todo lo contrario. Lo que explica este término son las diferentes formas de conseguir el clima y temperatura perfecta dentro de alguna estancia sin la necesidad de sistemas eléctricos o mecánicos que supongan un coste alto. Para logar un buen acondicionamiento térmico pasivo de un sitio hay que estudiar los siguientes aspectos:

  • La orientación de las ventanas del hogar o las diferentes estancias con respecto al sol
  • La ventilación natural del sitio, considerando la cantidad de puertas y ventanas, su distribución y tamaño.
  • La conservación de energía usando equipos y sistemas de climatización eficientes.
  • La inercia térmica de los materiales de la vivienda o lugar, que es la propiedad de cada material de almacenar calor.

La solución más eficaz de acondicionamiento térmico pasivo es, sin duda alguna, el perfecto aislamiento de tu hogar. De esta forma, podrás prescindir de sistemas de climatización en mayor medida y que, en caso de un mal aislamiento de tu casa, no disfrutarás de sus beneficios y supondrán un gasto mayor.

Consejos para aislar correctamente tu casa del frío

  1. Usa las persianas y cortinas como aislantes. Recuerda mantenerlas cerradas durante la noche para mantener el calor que se ha ido acumulando a lo largo del día.
  2. Opta por ventanas con doble acristalamiento. Aunque la compra de estas ventanas y su instalación supongan una inversión, esta acción te permitirá ahorrar y mantener un 50% del calor acumulado.
  3. Asegúrate de revisar todas las puertas y ventanas para identificar por dónde puede estar entrando el frío o saliendo el calor. Una vez identifiques estas grietas, séllalas con silicona o masilla. Si prefieres hacer modificaciones menos invasivas, pero igualmente efectivas, haz uso de burletes autoadhesivos en todas estas grietas que podrás quitar o cambiar en cualquier momento. ¡El cambio será inmediato y lo notarás!
  4. Usa la decoración para aislar tu casa. Las alfombras y las cortinas tupidas se convertirán en tu mejor aliado para mantener el calor en tu hogar. No solamente “llenan” más el espacio, absorbiendo y manteniendo el calor, sino que también absorben el ruido, por lo que tendrás espacios más cálidos y mucho más confortables. ¡Consejo extra! Para tus cortinas y alfombras, opta por materiales como la lana y el algodón aterciopelado.
  5. Si tienes la posibilidad de elegir, pon los radiadores debajo de las ventanas. Cuando se sitúan debajo de las ventanas, los radiadores evitan los desequilibrios de temperatura, ya que mientras entra el aire frío del exterior, lo calientan y lo reparten por toda la habitación.
  6. Cierra las puertas de todas aquellas habitaciones que no estén ni vayan a estar en uso. De esta forma no estarás desperdiciando energía ni esfuerzos en calentar sitios que no se van a usar. De igual forma, para un buen aislamiento, es necesario evitar que el aire circule de un sitio a otro, así que deberás mantener cerradas las puertas de aquellas estancias que quieras calentar.
  7. Aprovecha la luz y el calor del sol para calentar tu casa durante el día. Abre las persianas y las cortinas y una vez te hayas asegurado de tener todas las filtraciones y grietas por donde entra el frío y se escapa el calor cerradas, notarás al final del día como la temperatura en el interior de tu hogar ha subido.

Como puedes ver, son muchas las cosas que puedes hacer en casa de forma fácil para aislar correctamente tu casa del frío. De esta forma, no solo estarás a gusto en la comodidad de tu hogar, sino que también verás ahorro en tus próximas facturas de electricidad. ¡Ahora solamente te queda ponerte manos a la obra!

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

Compartir: