Gastos de mundanza

Cómo asumir los gastos de tu próxima mudanza

Compartir:

Cambiar de vivienda a hogar es posible y te contamos cómo asumir los gastos de la mudanza sin mayor dificultad

Vives en un piso pequeño, tienes que usar el transporte para poder ir al supermercado, tus vecinos no respetan el silencio o los muebles están viejos. ¿Estás pensando en cambiar de vivienda y buscando nuevas opciones? Sea por tamaño, ubicación, comunidad, estructura o cualquier otra circunstancia, siempre queremos que el lugar donde dormimos en vez de una vivienda sea un hogar. Por eso es muy importante barajar varias ofertas y pensarse muy bien cuál escoger porque cada año el precio aumenta y dependiendo de la decisión puede incluso que haya que sumarle el gasto de la mudanza.

En el segundo trimestre del 2018, el coste de la vivienda en España aumentó un 3,8% respecto al primero situando el valor del metro cuadrado en 1.587€ según datos del Ministerio de Fomento. Esa es una de las razones que nos hace dudar a la hora de tomar la determinación, pero, por otro lado, dar el empujón puede llevarnos a comenzar una vida mucho más feliz y cómoda. Si además contratamos un servicio de mudanza nos garantizamos comodidad y ahorramos tiempo.

¿Qué factores influyen en el coste de la mudanza?

Son muchos los factores que pueden hacer que tu traslado sea más o menos económico. La cantidad y el tamaño de los muebles se calcula en la mayoría de las ocasiones según el metro cúbico ocupado en el vehículo de transporte y en ocasiones según el tamaño de la habitación. Aproximadamente, un coste de 300€ sería equivalente a 10 metros cúbicos de una habitación.

El empaquetado, montaje y desmontaje de mobiliario de carga y descarga de las cajas puede aumentarte hasta un 30% el precio base e incluso el incremento puede ser mayor si en tu vivienda no hay ascensor y los objetos precisan una grúa para ser transportados. Además, para poder llevar a cabo esta última opción necesitarás un permiso de aparcamiento que facilite el proceso por lo que también se elevará la cifra a pagar. Según el recorrido y las distancias, el precio del kilómetro puede variar. ¿A dónde te mudas? Si es dentro de la misma ciudad el kilómetro sale a 0,5 euros mientras que, si el transporte supone viajar a otra, el coste será aproximadamente de 0,8 euros por kilómetro.

¿Cuánto puede costar una mudanza?

Afrontar el total del gasto que supone cambiarse de vivienda puede ser realmente desafiante. Sin tener en cuenta el cambio de ciudad y los imprevistos que puedan surgir, te resumimos cuánto puede costar tu mudanza completa en base a los factores que aumentan el precio.

Si tu apartamento es un estudio o es pequeño el total puede oscilar entre 300€ y 500€. En cambio, si tu piso es mediano y tiene entre 2 y 3 habitaciones la cifra aumenta entre 700€ y 900€ y, si eres de los que viven en una casa o en un piso grande puede llegar a costarte entre 1.500€ y 18.00€.

Estos son precios generales estimados pero cada empresa de mudanzas tiene sus propios presupuestos y pueden variar mucho según la localización. No es lo mismo contratar un servicio en Madrid (es la ciudad más cara seguida de Barcelona y Valencia) que en Sevilla o Santiago.

Consejos para una mudanza exitosa

La organización es el pilar de toda mudanza, es clave no dejar nada al azar y tener todo muy controlado. Una mudanza siempre es complicada, tanto física como mentalmente. Dejas un hogar en el que has vivido para emprender nuevos retos en otro lugar distinto.

La felicidad de cambiar de vida y la ansiedad de dejar el lugar donde has formado un hogar, convierte la mudanza en un momento de sentimientos encontrados. Pero que no cunda el pánico, si estás a punto de hacer una mudanza ten en cuenta los siguientes consejos y consigue mudarte de casa con éxito:

  1. Planea con tiempo y calma: si la improvisación es lo tuyo, la mudanza seguramente no lo sea tanto. Es clave no dejar nada al azar y organizar metódicamente todo y con antelación. Dos semanas es lo ideal para contratar la empresa especializada, empaquetar y tirar con lo que no necesitas. Y es que “las prisas nunca han sido buenas”, ya lo decía tu madre, y con razón.
  2. Define presupuesto: ¿Ya sabes cuándo mudarte? Una vez tengas las fechas, toca determinar el presupuesto máximo disponible para realizar la mudanza. Ten en cuenta la cantidad fija que estás dispuesto a gastar antes de empezar la mudanza. Tienes la opción de empaquetar las cosas tú solo y contratar el servicio de transporte. Aunque las empresas de mudanza, además, de encargarse del transporte, también tienen la opción de ayudarte a empaquetar todas las cosas. Esta última opción supone un coste mayor, pero puede que merezca la pena. En el caso de encargarte por completo de la mudanza, sin ayuda de una empresa, ten en cuenta las dimensiones de la furgoneta que vayas a alquilar, debe tener una capacidad de al menos 18m3. Su precio puede oscilar entre los 100-150€ el día.
  3. Empaqueta por habitaciones: En el caso de realizar tú mismo el empaquetado, procura hacerlo por habitaciones. Asegúrate de tener todo lo necesario: plástico de burbujas, periódicos para embalar, tijeras, cinta, cajas, etiquetas y marcadores. Establece un patrón a la hora de etiquetar las cajas, por ejemplo: salón, mueble de la televisión, estantería 1. De esta forma podrás ubicar todos los objetos y recuerdos de una forma sencilla y rápida.
  4. Prepara una lista de inventario: si empaquetas por habitación, la lista de inventario será un trabajo menos laborioso. Anota todo lo que te vas a llevar para mantener un control exhaustivo de la mudanza.
  5. Deshazte de lo que no necesitas: La mudanza puede ser un momento complicado, pero es importante aprender a decir adiós a los objetos que sobran en tu nuevo hogar ¿realmente lo necesitas todo? Está claro que hay objetos de valor de los que no te puedes deshacer. Sin embargo, no todo lo que tenemos en casa es necesario, seguramente haya cosas que has guardado y jamás has vuelto a ver hasta el momento de la mudanza. Retirando estos objetos ganarás espacio y ahorrarás dinero. Si no quieres tirarlas a la basura, tienes muchas otras opciones, como donarlas a una ONG, a un rastrillo benéfico o venderlas en plataformas de segunda mano.
  6. Cierra los muebles con llave: Si dispones de llaves para las puertas y cajones de los muebles, no dudes en utilizarlas. Con las puertas y cajones bloqueados evitarás accidentes a la hora de transportarlos. Si no tienes las llaves, no uses cinta adhesiva ya que puede retirar el barniz o pintura de los muebles.
  7. Desconecta los electrodomésticos horas antes: Desconecta la nevera y la lavadora, mínimo 12 horas antes de la mudanza. De esta forma podrás transportarlos vacíos y limpios.
  8. Permisos: Infórmate en la web de tu localidad si son necesarios los permisos para hacer la mudanza. No queremos que el coste aumente por culpa de una multa. Lo más probable es que necesites reservar el espacio donde aparcarás la furgoneta. En el caso de contratar una empresa de mudanza, asegúrate de saber si se encargan ellos de todos los permisos.

Aunque la mudanza es una decisión de debes de tomar con mucho tiempo y mucha reflexión, es normal que quieras sacártelo de encima cuanto antes y que en lugar de hablar en futuro simple podamos hablar de futuro próximo. Ten en cuenta todos los consejos y disfruta de una mudanza exitosa.

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

 

Compartir: