Mantenimiento piscina

¿Sabes cómo llevar el mantemiento de tu piscina?

Compartir:

Si tienes la suerte de contar con una piscina en tu casa, no te la juegues con su mantenimiento. ¡En este artículo te contamos cómo puedes mantenerla en óptimas condiciones y así poder disfrutarla este verano!

¿A quién no le gusta ir a la piscina cuando el calor empieza a hacer de las suyas durante el verano? ¿A quién no le gustaría tener una en casa? Si eres uno de los que cuenta con esta forma de refrescarse y divertirse en la comodidad de casa, te habrás dado cuenta de que la piscina no se limpia sola y que un buen mantenimiento es más que necesario. ¡Nosotros te damos toda la información sobre este mantenimiento para que este verano puedas tener tu piscina en plena forma!

La importancia del mantenimiento de tu piscina

Resulta evidente pensar que, así como siempre nos duchamos con agua limpia y nos preocupamos por ahorrar aguay darle un buen uso, también deberíamos bañarnos en una piscina con agua que esté en buenas condiciones. De esta forma, es indispensable que des prioridad a la calidad del agua de tu piscina para garantizar su salubridad y cristalinidad.

Si el agua de tu piscina no está limpia, esto puede acarrear consecuencias perjudiciales para tu salud y la de los tuyos, como pueden ser: hongos y bacterias, algas, agua blanquecina y turbia, y la proliferación de cal, que a priori no tiene ninguna consecuencia directa en la salud, pero sí que dificulta la limpieza y la regulación del PH del agua.

Si tú también eres de los que piensa que solamente hay que limpiar la piscina durante los meses de verano, que son cuando más se usa, ¡piénsalo otra vez! El agua, independientemente de la estación del año, se ensucia y se puede estancar, así que, aunque solamente uses tu piscina tres o cuatro meses al año, deberás de darle el mantenimiento necesario durante todo el año.

Los tipos de mantenimiento

Un buen mantenimiento de piscina es aquel que va más allá de una limpieza básica. De hecho, hay varios tipos de mantenimientos de piscina, y varían según cuál sea el problema. En primer lugar, nos encontramos con el mantenimiento enfocado a la regulación del PH, que busca mantenerlo entre 7 y 7,8 (entre ácido y alcalino). Para esta regulación, es primordial conocer primero el índice de PH del agua con un análisis de agua. Una vez se haya hecho este estudio, habrá que aumentar o reducir el PH por medio de un producto específico.

También existe el proceso de cloración, que básicamente ayuda a oxidar los elementos orgánicos de la piscina. Es importante que, si vas a realizar este tipo de mantenimiento, previamente hagas la regulación del PH, ya que para que la cloración sea efectiva, el PH del agua tendrá que esta entre 7 y 7,8.

Si tu preocupación está enfocada en las algas y en que, de repente, tu piscina pase de ser cristalina a verde, también existe el mantenimiento antialgas. Este proceso inicia con una limpieza profunda del fondo y las paredes de la piscina, pero no se puede quedar ahí. Una vez hayas quitado las algas, es necesario un tratamiento con algún producto antialgas y un algicida para evitar que vuelvan a aparecer.

Como últimos tipos de tratamientos, pero no por ello menos importante, nos encontramos con los tratamientos de floculantes y de antical, que están directamente relacionados con las aguas turbias y al agua muy dura. Estos procesos buscan eliminar el exceso de cal en la piscina y el hundimiento de materias en suspensión. Ambas cosas dificultan el proceso de limpieza y desinfección de la piscina y pueden afectar a los equipos de depuración, como son los filtros.

Un buen mantenimiento de piscina es aquel que va más allá de una limpieza básica. De hecho, hay varios tipos de mantenimientos de piscina, y varían según cuál sea el problema.

Una vez has conocido todos aquellos agentes que pueden ensuciar tu piscina y los distintos procesos y tratamientos que puedes darle, es importante que conozcas todo lo que puedes hacer para mantener tu piscina en óptimas condiciones.

Debes saber que para el mantenimiento de tu piscina puedes contar con la ayuda de una empresa especializada en mantenimiento y limpieza de piscinas o hacerlo tú mismo. Aquí deberás de valorar qué te compensa más y qué opción se adapta mejor a tus necesidades y a las de tu piscina.

Además de elegir el tratamiento adecuado dependiendo del problema de tu piscina, deberás de tener en cuenta otras cosas como: mantener las paredes y el fondo de la piscina siempre limpios, con un limpiafondos manual o un robot automático.

También recuerda mantener siempre limpia la bolsa del skimmer, o la pequeña puertecita que vemos en los bordes de las piscinas, que es parte del equipo de filtración. Teniendo limpio el skimmer, el agua podrá circular bien y el agua se mantendrá fresca.

Asimismo, recuerda siempre limpiar tu piscina retirando cualquier hoja u objeto que haya podido caer en la piscina y que contribuya a la suciedad de esta. Si quieres tener un verano para recordar y uno en el que estar en la piscina sea tu plan favorito y el escenario de tus mejores recuerdos, dale prioridad a su mantenimiento. ¡Al agua patos!

 

Contenido elaborado por «Ontwice»

 

Compartir: